El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




lunes, 31 de enero de 2011

Respetar es dejar ser

            Aquel  a quien te cuesta respetar, ámale. Si le amas le estarás respetando sin saberlo.
Llevamos días hablando del Amor, bueno, en realidad estamos hablando del Amor desde el principio del blog, y en especial, del amor en pareja, y aunque parezca una repetición continua, no lo es. No. Piénsalo…….., mejor dicho………., siéntelo. El Amor lo engloba todo, es el absoluto, es la complitud total. Aún cuando no te quede nada, ni posesiones, ni deseos, ni anhelos, cuando todo te parezca un vacío absoluto, si amas, sentirás el respeto por la vida. Y es en ese sentir, es en ese respeto dónde vas a encontrarte contigo y a remontar el vuelo, porque vas a entender que las posesiones, que los deseos, que los anhelos no son los que te van a llevar a la iluminación,  es justamente el vacío absoluto el que  te va a permitir vivir el amor verdadero, sin los adornos del deseo
Podemos hablar del respeto en muchos sentidos, de hecho, lo hacemos constantemente y tratamos de educar en ello a nuestros niños. Respeto por los mayores, por los padres, por los vecinos, por los maestros, respeto por todos, respeto por todo.
Pero ¿entendemos realmente que es el respeto?, respetar es asumir como propia la libertad de los demás. Y los demás son todos, mayores y pequeños. Con nuestros pequeños pensamos que hemos conseguido inculcarles el respeto cuando han aprendido a decir gracias, cuando están callados a conveniencia nuestra, cuando sonríen aunque tengan ganas de gritar…….., creemos que lo hemos logrado. Que ignorantes somos, a veces, demasiadas veces.  ¿Acaso no nos damos cuenta que cuando los demás actúan desde nuestro sentir, ellos, a menudo actúan desde el miedo y nosotros desde la más absoluta falta de respeto por ellos? Es muy sencillo. Imagina la situación: tú no quieres que tu hijo hable con ningún desconocido pero él se siente bien sonriendo a aquel vecino que tan antipático nos parece. En ese momento, cuando ocurre te quedas paralizad@, y acto seguido, en cuanto el vecino ha desparecido, le recriminas al niño que no tiene que hablar con desconocidos, que no puede ir sonriendo sin más a cualquiera, etc., etc., etc. Pregúntate, ¿Quién es más irrespetuoso? El niño o tú que no le dejas expresarse libremente, que coartas su libertad, que no le dejas sentir desde el corazón, que no le dejas expresar la pureza de su Amor.
Y así es todo. ¿Cómo amas a tu pareja?, ¿la amas con tanto respeto que su libertad, su desapego, su virtud es la tuya? ¿la amas desde ahí o sufres porque la amas tanto que tienes miedo a perderla? Sí….., en verdad, crees que la amas, pero desde luego no es desde el corazón. No la amas por lo que es, por lo que despierta en los demás, sino por el egoísmo de poseerla solo para ti. ¿Sólo para ti? ¿Porque? Porque te quieres tan poco y respetas tan poco a tu pareja. Proponte amarla desde la libertad más absoluta, sin temor, sin ansia, sin deseo, sin egoísmo. Ámala desde tu libertad y el respeto por ti mism@ y sereis un@ del otr@ para siempre aunque estéis a miles de kilómetros de distancia.
Hoy me contaban el caso de una madre que lleva cuarenta años sufriendo porque su hijo se fue a otra ciudad a ganarse la vida. Y el sufrimiento de la madre es según dice ella misma, porque su hijo está lejos, porque no puede cuidarle, porque no está a su lado, y mil razones más. Y cuando le preguntan a la madre si su hijo es feliz, no sabe que contestar; pero si el hijo confirma que es inmensamente feliz, ella contesta de inmediato: “si, pero no está a mi lado”…………..
¿Dónde queda el amor de esa madre?, sólo en la cabeza, solo es condicionamiento social, solo es apego, y ante esa falta de amor, ¿Dónde queda el respeto?...................., ¡Pobre madre que no sabe ser feliz viendo la felicidad de su hijo! ¿A cuántas madres, padres, esposos, abuelos, conoces así?  Muchos ¿verdad?
La vida es mucho más sencilla, solo cabe amar desde la certeza que Dios nos ama con una libertad y un respeto tan grandes, que aún cuando no sigamos nuestro Plan Divino, nos  sigue respetando y amándonos infinitamente.
Escrito a cuatro manos por Elial y Hari Krishan.

1 comentario:

  1. Para mi el respeto en la pareja es aceptar gustos y costumbres, y formas de vida. Y que el respete las tuyas, respeto el no insultar ni el descalificar al otro, ni el otro lo haga contigo. Tener dignidad y amarte no aceptando como bueno lo que no me agrada, teniendo buena comunicación expresando nuestros sentimientos.
    Ir madurando juntos.
    Los niños son posesivos y tambien celosos, imagina que es el niño el que te recrimina porque amas y quieres a otros niños, y hablas con ellos. No le insultas ni le gritas le explicas con amor, que el echo de hablar con otros niños no quiere decir que te ame menos a ti, y el aprende de ti. Bueno otra cosa, cusco es precioso. Un gran abrazo

    ResponderEliminar