El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




miércoles, 1 de junio de 2011

¿Intolerancia o falta de amor?

            Por fin sábado, y la familia Equis está preparándose para ir a pasar el fin de semana a su casa de la playa. Era un día precioso de principio de la primavera, el sol ya empezaba a calentar, y parecía un buen plan tomar el sol a la orilla del mar.

La señora Equis corría de un lado a otro de la casa preparando la ropa para el fin de semana de toda la familia, preparando los útiles de limpieza, ya que hacia tres meses desde la última vez que estuvieron en la casa de la playa, preparando comida para el fin de semana, vigilando la lavadora para tender la ropa en cuanto esta terminara, diciendo, mientras tanto a los niños, de ocho y diez años, que dejaran de jugar y no se olvidaran los deberes del colegio. Los niños jugaban, y entre juego y juego guardaban un cuaderno o un libro en su mochila, coincidiendo con los avisos de su madre. El señor Equis, mientras tanto, sentado en su sillón leía el periódico del día, mirando su reloj, cada vez con mayor insistencia, parecía que el reloj funcionaba gracias a su mirada, ya que le miraba cada minuto, parecía un lobo enjaulado, hasta que al despegar la mirada del reloj, paseó la vista por la casa y viendo a los niños jugar, sin poder reprimirse les gritó: ”Ya está bien de juegos, y que hace vuestra madre, ¿no sabe que a este paso vamos a salir con retraso?, y siguió gritando: “María, cada día igual, como siempre vamos a llegar tarde”. Y después, el silencio, el lobo había dejado salir su rabia, y se había calmado por unos minutos, ¿Cuánto duraría la calma?....... bien poco, ya que unos minutos después volvió a despertar la fiera: “María, ¿quieres terminar de una vez?, ¡cada día eres más lenta!, ¡estoy hasta los…… de esperar!…….., siempre igual. Y otra vez el silencio.

Por fin la señora Equis terminó toda faena en la casa y pudieron emprender el camino, mientras el señor Equis seguía con sus reproches y sus gritos. ¡Qué agradable fin de semana para la esposa!, ¿verdad?

Meditar un momento en la situación…………………, el señor Equis sentado y gritando a su esposa y a sus hijos, mientras su esposa trabaja y trabaja. A mí se me ocurren varias preguntas: ¿Es importante salir a una hora determinada cuando se va a descansar?, ¿Con que animo puede enfrentarse al fin de semana la señora Equis?, ¿Es un fin de semana de descanso para el matrimonio o sólo para el esposo?, ¿En el contrato de matrimonio de los señores Equis dónde estaba escrito que todo el trabajo de la casa lo haga la esposa?, ¿Con cada grito se adelanta el tiempo?, ¿Porqué los reproches?, ¿Porqué los insultos?, ¿Porqué los gritos?, ¿Porqué la intolerancia?, ¿Porqué la incomprensión?

Recordar que es el Amor: “Amar es hacer feliz a la persona amada”, “Amar es dar sin pedir nada a cambio”.

¿Creéis que es posible que el señor Equis ame a su esposa y a sus hijos? Si así fuera, sería feliz viendo jugar felices a sus hijos, y no les gritaría. Si así fuera, colaboraría con su esposa, en vez de gritar. Si así fuera, lo importante sería hacer que los suyos iniciaran el fin de semana con alegría. Si realmente les amara, velaría por su felicidad en lugar de reprochar; velaría por su alegría en lugar de gritar; velaría por su integridad en lugar de insultar.

Recordar también, que el mejor aprendizaje es el ejemplo. ¿Qué ejemplo creéis que están recibiendo los hijos del señor Equis? Sus hijos, están carentes, al menos, de un cincuenta por ciento de amor. Sus hijos están aprendiendo a maltratar a su futura esposa y a sus futuros hijos. Sus hijos están aprendiendo lo que es la intolerancia. Sus hijos están aprendiendo lo que es el desamor.

Recordar, otra cosa: “Todo está bien siempre”. No pasa absolutamente nada por llegar más tarde al lugar de veraneo: ¿Para qué gritar? si la vida va a seguir pasando, sólo que más amarga por tanto reproche. No cambia nada con la intolerancia, no pasa nada por tomar dos horas menos de sol, no pasa nada por estar más tiempo en caravana, no pasa nada……, salvo que los receptores de los reproches se van a distanciar cada día más del maltratador/a.

Recordar por último: “Todo sucede por algo”. Si sales más tarde, ¡abre los ojos!, ¡abre la conciencia!, porque por alguna razón se ha producido el retraso, y si vas gritando, además de perderte como pasa la vida, puedes perderte algún evento importante.

¡Reflexiona! ¡Reflexiona!





No hay comentarios:

Publicar un comentario