El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




viernes, 5 de agosto de 2011

Abundancia y prosperidad

            Es cierto que buscamos la iluminación, pero la tenemos que encontrar en el mundo material en que vivimos. Y aunque para encontrarla, es necesario prescindir de los deseos, de cualquier deseo, resulta difícil no desear, por ejemplo dinero, cuando llegar a final de mes es casi un calvario.

O sea, que por un lado necesitamos estabilidad económica para conseguir la estabilidad emocional, imprescindible para avanzar en nuestro sendero espiritual, y por otro hemos de eliminar cualquier tipo de deseo, como puede ser el de conseguir una estabilidad económica.
¿Qué hacer entonces? Porque, además, nadie ha dicho que un ser evolucionado espiritualmente tenga que vivir en la miseria, nadie ha dicho que el dinero y la espiritualidad sean incompatibles.
En todas las religiones, incluida la católica, en todas las filosofías, en todas las enseñanzas, se habla de la Ley del Karma, directa o indirectamente:

“Es dando que se recibe”
“Es necesario sembrar para recoger”
Por lo tanto, si queremos recoger dinero, es necesario realizar en primer lugar una buena siembra. Esa siembra es el diezmo.
 El diezmo es una ley espiritual tan efectiva como lo son las leyes naturales. En su sentido literal es donar la décima parte de todos los frutos adquiridos.
El diezmo es una práctica de la antigüedad, practicada tanto entre los babilonios, persas, griegos y romanos, como entre los hebreos. También es ley en la actualidad entre los musulmanes, judíos y muchos grupos cristianos.
“Si quieres recibir antes tienes que dar”. Se trataría de dar entre el 10% y el 20% de los ingresos netos a organizaciones de caridad o proyectos espirituales.
En realidad no sólo se trata de diezmar, es todo un compendio de acciones a realizar para llamar la abundancia a tu vida. Te detallo algunas:
Normalmente cuando se tiene necesidad de dinero, los pensamientos negativos son los que más abundan en la mente. Se han de eliminar esos pensamientos y se han de evitar las palabras en contra de la prosperidad y el éxito.
·         No decir cosas parecidas a “No tengo dinero”
·         En su lugar decir:
·    No tengo presupuesto.
·   No estoy interesado.
·   Lo pensaré.
·         Recuerda que lo que se dice tiende a materializarse.
·         Se han de realizar acciones positivas acorde con el dinero:
·         Ser generosos.
·         Compartir.
Realizar el diezmo, de manera secreta, sin hacer ostentación, no menos del 10% de los ingresos netos, y a continuación decretar: DECRETO que el buen Karma generado por este diezmo, vuelva a mí y a mi familia, muchas, muchas veces, en temas espirituales, material y financieramente, para neutralizar mi Karma negativo. Con humildad, con gratitud, con amor y con fe.
Además de esto, no se debe generar Karma negativo. No se puede dar con una mano y robar con la otra. Para no generar Karma negativo:
·         No robar.
·         Pagar las deudas a su debido tiempo.
·         Evitar hacer ostentación de la riqueza: No despreciar a los pobres y evitar el orgullo.
·         Evitar la envidia:
o   No hablar de alguien sobre el dinero que tiene o como lo ha conseguido.
o   Bendecir a los ricos.
·         Evitar las injurias.
·         Ser generosos.
Aún hay una cosa más, enseñada por Jesús, en relación con el diezmo: Dar ya no el 10% sino darse del todo por amor, sin contar el costo.
¡Bendito/a seas en la abundancia y en la prosperidad!  


No hay comentarios:

Publicar un comentario