El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




sábado, 21 de enero de 2012

Reflexión

            Uf!! Que difícil es tocar en el corazón de las personas y que este corazón se abra, que difícil es, en caso de entreabrirse, llegar al lugar donde en ese corazón se encuentra instalada la compasión, que difícil es, si se llega a alcanzar la compasión, que esta se concrete en acción. ¡Qué difícil es!

            Es posible que muchos de vosotr@s hayáis visto en mi página de Facebook unas fotos de un álbum que se llama “Más niños, más yoga, más Perú”. En ese grupo de niños, los hay de tres categorías, Tres de esos niños tienen una familia normal, son amigos nuestros, otros cinco viven en una casa de acogida para menores violadas, son sus hijos, y los otros siete, viven en otra casa de acogida, sólo ellos, ya que son niños abandonados, aquí los hay a cientos.
            Los niños que viven en las casas de acogida, tienen todos una característica común: Cuando llega alguna persona a la casa, sea quien sea, lo primero que hacen es alzar y abrir los bracitos para que esa persona les tome en sus brazos, tanto los bebés que se encuentran en las cunitas, como los que ya caminan. ¡Es tanta la falta de amor y de cariño que tienen! Y eso, a pesar del cariño que les podemos dar los cuidadores y los voluntarios, pero necesitan el amor permanente de una madre. Los días que traemos a yoga a los más mayores, (de 6 a 10 años), por turnos, se van sentando a mi lado mientras jugamos a yoga, necesitan el contacto, el abrazo, la caricia. No puedo abrazar a todos a la vez, ya me gustaría.
            Imaginar, por un momento, a vuestros hijos o nietos solos, completamente solos en el mundo, abandonados en un macetero de la plaza o a las puertas de cualquier casa de acogida, así es como casi todos han llegado. No hacen falta más palabras.
En el Centro de apoyo y acogida Shikoba, pretendemos trabajar para reducir ese abandono, trabajando en común unión con las casas de acogida; buscar, formar y ayudar a las madres y/o padres, mientras tenemos recogidos a los niños, y conseguir que puedan hacerse cargo de sus hijos.
No te escabullas. No te busques excusas, porque realmente no las hay. Necesitamos tu ayuda. Nosotros vamos a empezar ya, pero nuestros ahorros llegarán para seis meses, no más. Si no recibimos tu ayuda, en seis meses tendremos que cerrar el Centro, y aun no sabemos si sería mejor no empezar.
Puedes hacerte socio en el siguiente enlace, o entrar en la web www.fundacionelial.es para ver los números de cuenta y hacer tu aportación. Gracias.

                                                  Formulario Alta socio
           

No hay comentarios:

Publicar un comentario