El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




viernes, 24 de agosto de 2012

A Dios rogando....

            ¿No te gusta la vida que llevas?, ¿Tienes la sensación de que está a a punto de suceder algo, que no sabes qué, pero que no termina de pasar nunca?, ¿Tu vida es una repetición de situaciones insufribles?, pero, ¿Haces algo nuevo para que cambie todo eso que no te agrada?, ¿Eres consciente de que si siempre haces las mismas cosas, el resultado siempre será el mismo?

            Bueno, es posible que si hagas algo, lamentarte. Pero solo con lamentos no vas a conseguir nada. Si no cambias alguna cosa en tu vida, no puedes esperar resultados distintos, todo será siempre igual, pesadamente igual, aburridamente igual, tristemente igual. Es como la persona que siempre va al mismo cine donde proyectan la misma película. Es claro que siempre va a ver esa misma película. Para cambiar de cinta, en necesario que cambie de sala.
            La vida es cambio. La vida es un fluir permanente. Es imprescindible el cambio. Pero para cambiar es necesario, en primer lugar, saber cuáles son los resultados que te gustaría obtener. ¿Sabes lo que quieres? Rediseña tu vida. Escribe con todo lujo de detalles cual es el tipo de vida que deseas, y cuando realmente tengas claro que es lo que deseas obtener, piensa en las acciones que deberías poner en marcha para conseguir los nuevos resultados. ¡Con valentía!, ¡sin miedo!, ¡con decisión!.
            De nada vale lamentarse, ni enfadarse, ni quejarse. Recuerda que energías de la misma calidad se atraen, y que lamentos, quejas y enfados, sólo hacen que llegue a ti más de lo mismo. Si quieres alegría, paz, felicidad y amor, has de sembrar esas semillas en tu campo emocional, y después, regarlas y cuidarlas con mimo, para que cuando llegue la época de la recogida, sea ese el fruto que haya en tus campos. Pero si no cambias las plantas que crecen en la actualidad en tu campo, miedo, tristeza, dolor, sufrimiento, seguirás recogiendo el mismo fruto una cosecha tras otra.
            Para cambiar tu vida:
-          Medita sobre el tipo de vida que deseas.
-          Ten claro que has de hacer para conseguirlo.
-          Se valiente para afrontar los cambios.
-          Trabaja para consolidar esos cambios.
-          Ten paciencia mientras esperas los resultados.
-          Olvídate del “qué dirán”. La gente que te rodea no está acostumbrada a ver personas valientes y felices en su camino, y harán lo posible para zancadillear cualquier proyecto que se salga del estándar de la sociedad. A ellos les gusta que el resto del mundo sea tan infeliz como ellos mismos.
Y mientras tanto, para no volver sobre tus pasos, observa los boicots y las trampas que tu propia mente va tejiendo para sacarte del nuevo camino que te has trazado, y enviarte de nuevo, al camino conocido.
            Ánimo, al final de ese nuevo camino, te espera un nuevo mundo lleno de felicidad, lleno de alegría, lleno de amor, y lleno de dinero, si eso es lo que has decidido. La vida es de los audaces.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario