El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




sábado, 15 de diciembre de 2012

La Era de Acuario (I)


          La primera vez que escuché hablar, hace ya algunos años, sobre la Era de Acuario, no entendí nada. Aunque la falta de entendimiento, no era otra cosa que ignorancia. En mi ignorancia, llegué a creer que el eje de la Tierra se desplazaba, de tal manera, que lo que hoy es el Polo Norte, llegaría en su movimiento a colocarse en lo que es el ecuador, y siguiendo su recorrido se convertiría en el Polo Sur. Lógicamente pensaba que eso sería una hecatombe, que sería, sin lugar a dudas, la destrucción de la civilización actual. Y aun, cabalgando en mi ignorancia, trataba de encontrar una razón con un poco de lógica: ¿Sería producto del maltrato con el que la humanidad trata a la Tierra?, o ya, fuera de toda lógica, ¿Sería un castigo divino?
            ¡Que inocente es la ignorancia!, aunque por fin tuve un poco de lucidez, y decidí buscar información. En libros de astronomía, encontré toda la información que necesitaba y más. Resulta que la Tierra no tiene únicamente dos movimientos, sino que son tres: La conocida rotación sobre sí misma, de 24 horas de duración, que da lugar al día y a la noche. La órbita alrededor del Sol, con una duración de 365 días. Y un tercer movimiento que es el cambio de orientación del eje de la Tierra, algo parecido al giro de una peonza, con una duración de 27.000 años.
            Esto ya tenía lógica, pero a lo que no le encontraba lógica, y sigo sin encontrarla, es tratar de asegurar que el cambio de Era se producía en una fecha determinada. Científicos, místicos, intelectuales, eruditos, y el calendario maya, daban fechas dispares sobre el cambio de Era; fechas que van desde 1915 hasta 2340.
            Lo que sí es claro, es que si el paso de la noche al día no ocurre en un instante, sino que va clareando paulatinamente; y lo mismo ocurre en el cambio de estaciones, ¿Cómo un cambio de eje, en el que de una Era a otra han de transcurrir más de 2000 años, va a darse en un día determinado?, es imposible, la transición entre una Era y otra ha de ocurrir en años, muchos años; por lo que establecer una fecha concreta como el 21 de Diciembre del año 2012, más bien parece una majadería. Aunque se puede aceptar como fecha simbólica, de la misma manera que aceptamos el 24 de Diciembre de cada año como el día del nacimiento de Jesús.
            Está bien que se reúnan grupos para meditar y realizar ofrendas a la Tierra, la energía que se mueve en una meditación grupal, se incrementa de manera exponencial. Pero reunirse porque ese día cambia la Era, para evitar ¿desastres?, parece un poco de locos.
            He tratado de resumir a continuación la información que fui consiguiendo para tratar de disminuir un poco mi ignorancia.

En astronomía, existe un cambio lento y gradual de la orientación del eje de rotación de la Tierra. A este fenómeno se denomina precesión de los equinoccios. Este eje, conocido como Eje Polar o Eje del Mundo, se desplaza en el espacio, describiendo un cono y recorriendo una circunferencia completa cada 26.000 años aproximadamente. Este periodo es conocido como año platónico o año sideral.
El movimiento de precesión ocurre por dos factores:
a) La figura de la Tierra: La forma de la Tierra no es totalmente esférica, sino más bien un esferoide de revolución, conocido con el nombre de geoide. De esta manera, las masas hacia el Ecuador del planeta son mayores que hacia los Polos.
b) Las fuerzas combinadas de atracción gravitatoria del Sol y la Luna, atentan contra la estabilidad del eje polar terrestre.
            Si no existiera el achatamiento y la Tierra fuese esférica, la atracción del Sol no produciría un momento de fuerza sobre la Tierra y no habría modificación en la dirección del eje terrestre.
            En su movimiento, el eje de la Tierra se va orientando hacia determinadas constelaciones, es decir, que va recorriendo el eje por lo que conocemos como los signos del Zodiaco. Considerando que son 26.000 años el tiempo que tarda el eje en recorrer una circunferencia completa, si lo dividimos por las 12 constelaciones zodiacales, tenemos que en cada constelación, el eje permanece aproximadamente 2.100 años. A ese tiempo se le denomina Era.
            Con anterioridad a nuestra famosa Era de Acuario podemos mencionar:
-          Era de Libra, entre los años 14.000 y 12.000 antes de Cristo.
-          Era de Virgo, entre los años 12.000 y 10.000 antes de Cristo.
-          Era de Leo, entre los años 10.000 y 8.000 antes de Cristo.
-          Era de Cáncer, entre los años 8.000 y 6.000 antes de Cristo.
-          Era de Géminis, entre los años 6.000 y 4.000 antes de Cristo.
-          Era de Tauro, entre los años 4.000 y 2.000 antes de Cristo.
-          Era de Aries, entre los años 2.000 y el nacimiento de Cristo.
-          Era de Piscis, entre el nacimiento de Cristo y los años 2.000.
-          Era de Acuario, entre los años 2.000 y 4.000 después de Cristo.
Cada era se ha desarrollado con las características típicas de cada signo.
Si bien no existe registro histórico, es de suponer que en la Era de Libra puede haber existido una humanidad con conciencia de la belleza, justicia, armonía y ecuanimidad. Un total refinamiento. Aunque la historia no lo recuerda, esto si ha quedado registrado a nivel etérico en los denominados Registros Akhásicos y en el cuerpo de la humanidad como la memoria de la Raza. Libra es el Signo del Centro, refleja la justicia, la verdad y el amor.
En la Era de Virgo, existieron la Atlántida y Lemuria. Fue un período de perfeccionamiento tecnológico. Virgo es un signo de tierra, pragmático, eficiente, perfeccionista. Pero la polarización en esta cualidad implicó la separación del aspecto  espiritual. Desde un punto de vista energético, Virgo está preso dentro de las formas. Para salir de allí debe transformarse en otra cosa. Y de hecho para convertirse en otra cosa, esa forma debe morir. Esta fue la experiencia de la humanidad que en este período llegó a la autodestrucción, por lo que parece que se tuvo que comenzar nuevamente desde el principio, desde una nueva prehistoria.
La Era de Leo, fue la época del hombre primitivo. Leo es el estadio energético del niño que con dos o tres años se está descubriendo. Está explorando sus posibilidades, su identidad. Conociendo el nuevo mundo más allá de su madre y lo inmediato. Comienza a desarrollar su fuerza y su voluntad. La humanidad de esta época fue egocéntrica e infantil. Período nómada en el que sobrevivir era el único objetivo. Desconectado del sentido de Humanidad, propio de su polaridad acuariana, lentamente fue despertando hacia Cáncer.
En la Era de Cáncer, se dieron los primeros asentamientos sedentarios. Cáncer proporcionó el sentido de familia, clan, protección. Aparecen los primeros pueblos y núcleos con identificación grupal. Faltó en cambio la conciencia social y sentido de propósito ulterior, ambición y responsabilidad humanitaria, propio de capricornio, su polaridad.
En la Era de Géminis, se dio el máximo desarrollo de grandes conocimientos arquitectónicos, astrológicos y culturales en general que surgen en Mesopotamia, Egipto y Oriente. Géminis es la comunicación y también el conocimiento de “la otra parte”, de las sombras.
La Era de Tauro, o el Amor por la madre Tierra. Tauro conoce las formas dentro de la materia. Su lugar es la Tierra, la ama, la disfruta, la posee. Conoce sus misterios y sus recursos y le rinde honor. Pero falta la profundidad, compromiso, pasión y búsqueda de la verdad.
Aries, es un signo regido por el fuego. Esta casa zodiacal abre la puerta de la comunicación de las fuerzas cósmicas que, una vez liberadas, fluyen con todo su poder vivificante hacia el hombre. Es a través de Aries que el mandato divino entra en el hombre. Sin embargo, el ser humano que prosperó en aquella época aún no estaba consciente de esta gran potencialidad. Por ello, los hijos e hijas de la Era de Aries fueron grandes hombres y mujeres de acción, más dotados para la lanza y la hazaña que para la meditación y la plegaria.
La energía simbolizada en Aries resulta esencial en toda empresa que se inicia, porque aporta a ella su inquebrantable entusiasmo, su confianza en el resultado final, su formidable voluntad de triunfo. Aries fue la Era de la Acción Heroica, donde se construyeron algunos de los más grandes imperios guerreros de la historia, como los de Alejandro Magno, de Rómulo y Remo y de Darío en Persia.
Capitulo 1 (1ª parte) del libro "Vivir desde el corazón es más facil".
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario