El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




domingo, 2 de febrero de 2014

Hablemos de Dios


El arte de vivir (III)
Oración es cuando usted le habla a Dios;
meditación es cuando usted escucha a Dios.
Diana Robinson 

Los caminos de Señor son inescrutables. Pretendía escribir sobre Dios, pero creo que Dios decidió hoy el tema, y me hizo llegar de manera inopinada hasta estos dos cuentos que vienen a continuación, que por supuesto no son míos, pero tampoco se de quien son. Que me perdonen los autores. 

 En cierta ocasión una profesora, al explicar el origen de las especies, preguntó: “¿De dónde procede el hombre?”. Y un niño respondió: “El hombre ha sido creado por Dios”. A lo que la profesora respondió: “Eso lo dice la fe, pero no la ciencia, porque la ciencia nos dice que Dios no existe. Te lo voy a demostrar con un experimento. A ver, Tommy, ¿Ves ese árbol de ahí fuera?”. Respondió el niño: “Sí”. “Y el césped, ¿Lo ves?”. “Sí”, contestó el niño. “Ahora sal fuera y mira al cielo, ¿Lo puedes ver?”. Tommy respondió: “Sí, lo puedo ver”. “¿Ves a Dios?”, preguntó la profesora. “No”, dijo el niño. “No podemos ver a Dios, porque no existe”, concluyó la profesora.
Entonces otra niña de clase preguntó a su compañero: “Tommy, ¿Ves ese árbol de ahí fuera?”. “Sí”, respondió otra vez el niño. “Y ¿Ves el césped”. “Síiiiiiiiiiiiii...”, respondió cansado de todas esas preguntas. “¿Puedes ver a la maestra?”. “Sí”. “Y ¿Ves su cerebro?”. “No”, respondió Tommy. “Entonces la maestra no tiene cerebro”, concluyó la niña.
ENTREVISTA A DIOS
Soñaba que estaba haciendo una entrevista a Dios.
-          ¿Así que quieres entrevistarme?
-          Bueno, le contesté, si tienes tiempo...
Se sonríe y dice:
-          Mi tiempo se llama Eternidad y alcanza para todo; ¿Qué preguntas quieres hacerme?
-          ¿Qué es lo que más te sorprende de los hombres?
o   Que se aburren de ser niños, apurados por crecer, y luego suspiran por regresar a ser niños.
o   Que primero pierden la salud para tener dinero y después pierden el dinero para recuperar la salud.
o   Que por pensar ansiosamente en el futuro, descuidan su hora actual, con lo que no viven el presente ni el futuro.
o   Que viven como si no fueran a morirse, y se mueren como si no hubieran vivido.
Sus manos toman fuertemente las mías y seguimos en silencio.
Después de un largo tiempo, le dije:
-          ¿Me dejas hacerte otra pregunta?
No me respondió con palabras, sino sólo con la ternura de su mirada.
-          Como Padre, ¿Qué es lo que le pedirías a tus hijos?
o   Que aprendan que no pueden hacer que alguien los ame. Lo que sí pueden hacer es dejarse amar.
o   Que aprendan que lleva años construir una confianza y sólo segundos destruirla.
o   Que aprendan que no es bueno compararse con los demás.
o   Que el rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita.
o   Que aprendan que deben controlar sus actitudes, o sus actitudes los controlarán.
o   Que bastan unos pocos segundos para construir heridas profundas en las personas que amamos, y que pueden tardar muchos años en ser sanadas.
o   Que aprendan que perdonar se aprende practicando.
o   Que hay gente que los quiere mucho, pero que simplemente no sabe cómo demostrarlo.
o   Que los amigos de verdad son tan escasos, que quien ha encontrado uno, ha encontrado un verdadero tesoro.
o   Que no siempre es suficiente ser perdonado por otros; algunas veces deben perdonarse a sí mismos.
o   Que aprendan que son dueños de lo que callan y esclavos de lo que dicen.
Que de lo que siembran, cosechan. Si siembran chismes, cosecharán intrigas; si siembran amor, cosecharán felicidad.
o   Que aprendan que la distancia más lejos que pueden estar de Mí es la distancia de una simple oración..., y que sepan que estoy con ellos siempre.
Y así, en un encuentro profundo, continuamos en silencio.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario