El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




sábado, 10 de mayo de 2014

El diario de Patricia (1)


Patricia tiene treinta y dos años y está diagnosticada de Parkinson juvenil. Es mi paciente, o mejor, mi paciente del alma.
Hacemos terapia dos veces por semana, y a la primera pregunta mía de ¿Cómo estás?, su respuesta siempre es la misma: “Fantástica”. 
No hace mucho comenzó a escribir su historia, para tratar de ayudar a otras personas que se encuentren en una situación como la suya, o muy parecida, para ayudarles no solo a ellos, sino también a sus familiares, que muy posiblemente se encuentren tristes o deprimidos. Y si con su ejemplo puede ayudar a que otros vayan comprendiendo que una cosa es el cuerpo y otra muy distinta la conciencia, es decir, lo que uno mismo es, ella habrá cumplido su propósito.
Para que más personas puedan tener acceso a su historia, la pedí permiso para ir colgando los capítulos en el blog, en tanto en cuanto avanza la confección del libro. Escribir no es fácil para ella, así que puede demorarse un poco en el tiempo.
Todo depende de cómo lo mires
Depende de cómo lo mires, todo depende de cómo estás en tu interior. Llámalo  alma, espíritu, halo de vida, chispa divina o esencia. Ahora no estoy muy segura si todos estos nombres son sinónimos de la misma palabra, pero bueno, eso no es tan importante, en realidad nada en la vida es más importante que vivirla. Ni tan siquiera importa mucho si estas sano o enfermo, o si importa, pero desde luego, no más que estar vivo, respirar, sentir el viento en tu rostro, presenciar un atardecer, que es casi un milagro, y no digo nada del amanecer porque soy dormilona, lo confieso. Los pocos amaneceres que he visto son otro milagro. Y son milagros también: La carita de mi perro con sus ojazos marrones delineados en negro con su nariz como un chuño brillante. Es un chacu lindo, te aseguro que te encantaría conocerlo, ¡ah!, olvide un pequeño detalle, muerde. No mentira, ja, ja. Y más milagros: Las flores de todos los colores, de todos los diseños, formas dignas representantes de un Dios maravilloso. El cantar de los pájaros. ¿Alguna vez viste un nido?, es un trabajo magistral, con detalles precisos, como que en el fondo del nido se encuentran pelos de perro como colchoncito, para amortiguar la caída del huevo, y me pregunto: ¿Como hicieron los pobres pajaritos para juntar tanto  pelo?, habrán arriesgado su pellejo cerca de la casa de mi loquito perro. Y ¿Por qué no hablar de la lluvia?, ¡Quien no se ha empapado hasta los calzones, no ha vivido!, no ha gozado la vida. Aunque tengo que confesar que me dan un poco de miedo las tormentas. Otra de las cosas bonitas de la vida es poder mirar la luna, en cualquiera de sus fases. Dicen que te puedes convertir en el hombre lobo, bueno en mí caso sería mujer loba. Es curioso lo que pasa con la luna, como afecta a las mareas, y no sólo a las mareas, en los hospitales tienen que tener mucho más cuidado en la fase de luna llena porque sangran mas las heridas en las operaciones, pero aun así, uno de los grandes placeres es verla, ya sea llena, o como un plátano en sus fases de cuarto creciente y cuarto menguante. ¡Ay! la luna, tan mágica y tan cómplice de tus sueños cuando estas enamorada.
Tan lindo que es vivir, incluso para mi, y es que cuando estas enferma, valoras mas la vida, y eso que no puedes vivirla físicamente en toda su intensidad. Quieres hacer cosas, ¡Tantas cosas!, ¡Te vienen tantas ideas a la cabeza!, ¡El tiempo se acorta!, ¡Pierdes tantas cosas!, ¡Pierdes tantas ganas de hacer!
La enfermedad es un verdadero maestro, no digo que sea el mejor o el peor maestro de todos, pero es, sin dudarlo, un maestro. Para mí la vida es un lugar donde venimos a aprender diferentes clases de lecciones: A unos nos toca la enfermedad como medio de aprendizaje, a otros les toca vivir unas malas relaciones con sus padres, con sus parejas, la pérdida de un ser querido, el dinero, como dice la canción “salud, dinero y amor” es lo que todos quieren y a otros más piñas les toca todo a la vez. Y no es que te toque cierto aprendizaje lo pasas y se acabo el cuento, no, esta vida es un aprendizaje constante, día a día. Es cierto que la vida es cambio, es evolución, es una lucha constante. Cada minuto es vital, no podemos dejar pasar ninguna oportunidad para ser felices.
Continuará…………….
 

1 comentario:

  1. Me conmueve Patricia la hermosura de su alma o su espíritu yo tampoco se como llamarlo , pero le mando desde aquí un abrazo inmenso , casualmente yo también tengo un amigo con la misma enfermedad que ella , el jueves hablamos un rato y aparte de otras cosas le dije ,no sabes lo feliz que me haces al ver que eres al igual que patricia un ejemplo a seguir , pintando cuadros , escribiendo ,dando charlas y ayudando a otras personas con la misma enfermedad . Como he dicho antes sin conocerla le mando un abrazo .

    ResponderEliminar