El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




domingo, 24 de agosto de 2014

El logro más importante del ser humano


            Seguro que un político considerará un gran logro el haber conseguido los votos necesarios para ser alcalde, concejal, congresista o presidente. Y lo mismo le ocurrirá al trabajador que consigue un ansiado ascenso en el trabajo, o al que consigue un trabajo después de tiempo sin empleo, o al futbolista que mete el gol que da la victoria a su equipo, o al estudiante que supera el curso, etc. Podría seguir poniendo millones de ejemplos de lo que cada uno considera un gran logro personal, podríamos no acabar, porque es seguro que cada persona ha conseguido algo que ansiaba realmente y eso la deja satisfecha y feliz.
            No suele durar mucho ese estado de felicidad, dura un ratito, más o menos largo. Piensa en lo que consideras tus logros personales y cuantifica el tiempo que te duró la felicidad por su consecución. La mente es voraz, y siempre necesita más, después de un logro quiere otro, y después otro, y después otro, y da lo mismo lo conseguido con anterioridad, si no consigue la siguiente meta, la tristeza, el desánimo y la decepción va a ser el estado anímico de la persona que no llega a conseguir su siguiente deseo.
            Todos los logros que te puedas imaginar, no son auténticos, no son reales, no son definitivos. El logro más auténtico que puede conseguir un ser humano es trascender a la mente, es dominarla.
            Buda lo dijo hace más de 2.500 años: “Somos lo que pensamos”, y ¿Qué pensamos habitualmente?, no hace falta que lo describa, deja un momento la lectura y recapacita sobre lo que va circulando por tu mente…………...
¿Alguno de esos pensamientos va a llevarte a la felicidad?, no es probable, ya que si no lo han hecho hasta ahora, ¿Por qué iba a ser ahora?
¿Por qué nada de lo conseguido en esta vida terrena nos da una felicidad duradera en el tiempo?, ¿Por qué siempre necesitamos más los seres humanos?
 
El alma, anhela unirse a Dios, pero ha de conseguirse desde el cuerpo, por eso todos los logros de la vida física al alma le parecen nada, y quiere que el cuerpo, su dueño durante la vida física, siga intentando esa unión. Pero no se va a conseguir a no ser que se consigan detener los pensamientos. La mente solo es necesaria para que la persona tome el primer impulso de acercamiento a Dios. Después ha de ceder el testigo a quien realmente sabe de esto, el corazón.
El corazón es el instrumento del alma, el corazón es la residencia de Dios. Para llegar al corazón solo hay que detener los pensamientos, solo hay que dominar la mente. Para ello has de hacer varias cosas: Incorporar a tu rutina diaria la meditación, estar pendiente de tus pensamientos para que en el momento en que seas consciente de que estás pensando lleves tu atención a otro sitio, por ejemplo la respiración que es lo que tenemos más a mano, y además siempre está ahí, y por último intentar tener pensamientos conscientes el mayor tiempo posible, del tipo “Yo Soy el alma”, “Yo Soy amor”, “Yo Soy alegría”, y todo lo bueno que deseas para ti, con el “Yo Soy” delante.
“Yo Soy” es la Energía Divina en el ser humano. Decir “Yo Soy”, es poner a trabajar esa Energía.
Intenta ser tú quien domine la mente, sin dejarte dominar por ella. Merece la pena.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario