El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




martes, 5 de agosto de 2014

Luz y oscuridad en el Planeta


            No es esta una entrada para hablar del día y de la noche, sino para hablar de las Fuerzas de la Luz y de las fuerzas de la oscuridad.
            Las Fuerzas de la Luz son Grandes Seres Cósmicos, que residen en los planos más altos de la existencia. Su trabajo con la humanidad es ayudar al esclarecimiento de sus mentes, influyendo en las mentes de los servidores alineados con el Plan de Dios. Trabajan por intermedio de todos aquellos que realmente aman a sus semejantes. Ni tan siquiera ellos pueden llegar a las mentes de las personas egocéntricas y cerradas, ni tampoco a todos aquellos que por pertenecer a una determinada religión han cerrado sus mentes a otras creencias que no sean las de su fe determinada.
            Las fuerzas de la oscuridad existen. Los malignos existen y tienen tanto poder como el que puedan tener las Fuerzas de la Luz. Su meta es la destrucción de la humanidad, o al menos, mantener a esta bajo control para poder reinar abiertamente. Conseguir que los seres humanos vuelvan una y otra vez a la vida, sin haber avanzado ni un milímetro en su acercamiento a Dios, es también uno de sus objetivos. Y parece que lo hacen bastante bien.
            Las dos fuerzas conviven en la Tierra, con preponderancia de una u otra en lugares determinados del planeta, pero aunque la mayoría en un lugar determinado sea de uno u otro tipo, existen infiltrados de la fuerza contraria, de la misma manera que el Yin coexiste dentro del Yang y viceversa, así, hay Fuerzas de la Luz en la oscuridad y fuerzas oscuras en la Luz.
           
           La preponderancia de Luz u oscuridad la dan las personas con su evolución, con su desarrollo, con su cercanía o lejanía del Amor, con su materialismo, con su egoísmo, con su respeto, su espiritualidad, en resumen según sea su crecimiento. Son países de preponderancia de Luz todos los del primer mundo y algunas zonas aisladas del resto. Están muy mezcladas la Luz y la oscuridad en el segundo mundo. Y son países con preponderancia de oscuridad los del tercer mundo.
            Sin embargo, existen países en los que teniendo mayoría de habitantes de Luz, pueden estar regidos por dirigentes manipulados por la oscuridad. Como ejemplo nos valen algunos países en el primer mundo, que afectados por la crisis económica, propiciada por gentes manipuladas por la oscuridad, tienen dirigentes que con el pretexto de solucionar la crisis del país, han abocado a sus habitantes a la pobreza y a la pérdida de derechos. Esos habitantes ocupados en sus preocupaciones abandonan cualquier actividad que les acerque a Dios, llegando incluso a renegar de Él. Buen trabajo para la oscuridad, aunque disimulado por los grandes números del país.
            Vale, ya sabemos esto, y ahora ¿Qué? Es posible que alguien piense que no es para tanto, que además en la Era de Acuario esto va a terminar. No es así. Por el mero hecho de haber entrado en la Era de Acuario, no quiere decir que todo el mundo vaya a crecer y a evolucionar, no quiere decir que todo el mundo vaya a cambiar su vibración a la energía del Amor, no quiere decir nada, porque somos la humanidad la que ha de hacer el trabajo. Si, puede ser que la inclinación de la Tierra favorezca ciertas energías, pero el trabajo lo ha de realizar, de manera individual, cada ser humano.
            La humanidad se encuentra anclada en falsos valores y en un materialismo feroz, ya se han encargado las fuerzas de la oscuridad de que así sea. Para que estas fuerzas pierdan poder, para que surja un nuevo renacer, han de cambiar los valores al Amor, a la Unidad, a la Hermandad, al Servicio.
            Mientras tanto, los cantos de sirena, de más dinero, de más poder, de más sexo, de más fiesta y de más alcohol van a seguir arrastrando a la humanidad a su propia destrucción como seres divinos.
            Es momento de abrir definitivamente los ojos, es momento de abrir definitivamente el corazón, es momento de entender que eres un alma, es momento de vivir para la Divinidad. Es momento de ofrecer tu vida a Dios. Ofrecer la vida a Dios no es hacerse cura o monja, no. Ofrecer la vida a Dios es dejar que la vida fluya a través de ti, sin componendas mentales; es dejar que la vida transcurra según el Plan Divino, sin forzar acontecimientos para que la vida sea lo que a ti te gustaría que fuera. Cuando consigues eso, te cambia la vida, porque Dios, al que has ofrecido tu vida, con tus problemas, con tus dudas, con tus miedos, se encarga de que comiences a vivir la vida que necesitas vivir, no la que tu crees querer vivir, no la que las fuerzas de la oscuridad quieren que vivas.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario