El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




viernes, 13 de marzo de 2015

Ponle tus zapatos a Dios


           
No eres más porque te alaben, ni menos porque te critiquen;
lo que eres delante de Dios, eres eso y nada más.
Thomas de Kempis           
Muchas personas vivieron con miedo y expectación el “paso oficial” de la Era de Piscis a la Era de Acuario, esperando que la transformación de las personas fuera algo rápido y casi milagroso, creyendo que cada persona aprendería a amar de la noche a la mañana, como si en la fecha oficial del cambio se traspasara un umbral mágico que nos llevara a todos en volandas a bajar de vivir desde la mente donde estábamos, y seguimos ubicados, hasta el corazón, sede del amor y de la compasión. Pero no, hoy, dos años y pico desde entonces, seguimos viviendo en la mente y el mundo parece estar aun peor de lo que estaba entonces. Cada vez más guerras, cada vez más fanáticos, cada vez más desgracias, cada vez más corrupción, cada vez más engaños, cada vez más pobreza, cada vez más indiferencia, cada vez menos compasión.
            El cambio de vivienda, de la mente al corazón, es algo que puede ser que si ocurra, pero no será inminente, tenemos dos mil años por delante para conseguirlo. No lo veremos ninguno de los que estamos en esta encarnación, y es posible que no lo veamos en las primeras próximas, (salvo contadísimas y honrosas excepciones).
 
            Mientras tanto, aunque desearlo está bien porque se genera la energía de atracción de esa etapa idílica, tendríamos que trabajar un poco más para allanar el camino de lo que está por venir.
            El trabajo a realizar no sería excesivamente difícil ni complicado. Solo se trataría de actuar como si ya lo hubiéramos conseguido, actuar desde el corazón, actuar con amor, ayudar a los demás, desearles lo mejor y colaborar con ellos para que lo consigan. Su éxito será el nuestro, nuestro éxito será el suyo.
            Se trataría de actuar siempre como si no hubiera policía, ni espiritual (Karma), ni física. Permitirme algunos ejemplos sencillos, “No cometer ninguna infracción de tráfico, nunca, aunque no hubiera policía ni por tierra ni por aire, y aunque no hubiera radares para fotografiar los coches que cometen infracciones. Ayudar a levantarse a alguien que tropieza, aunque un segundo antes nos haya puesto la zancadilla. Enseñar al que no sabe, aunque con ese aprendizaje ocupe el puesto de trabajo que nosotros ansiamos”.
            Como colectivo parece claro que los países con más crímenes, más robos, más accidentes, más policías y más corrupción, solo por nombrar algunos de los males de nuestra sociedad, son los que están más lejos de conseguir la tan ansiada residencia en el corazón.            
                  Si detenéis la lectura y reflexionáis un momento, podréis evaluar de manera rápida en qué punto del camino os encontráis, cuales son vuestras carencias y cuales vuestras fortalezas. Os ayudará en la autoevaluación, para resolver dudas y no engañaros a vosotros mismos, el colocar a Dios en vuestro lugar, y pensar: “Esto que hago ¿Lo haría Dios?”, “Esto que pienso ¿Lo pensaría Dios?”, “Esto que digo ¿Lo diría Dios?”

No hay comentarios:

Publicar un comentario