El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




domingo, 16 de agosto de 2015

Depredador


El mayor número de los males que sufre el hombre
proviene del hombre mismo.
Cayo Plinio El joven 
El mayor peligro con el que se puede encontrar el ser humano, para preservar en perfecto estado su salud física, mental y emocional, para su propio crecimiento, para su felicidad, su estabilidad y su alegría, para conseguir vivir una vida serena, tranquila y en paz, es él mismo. Pero no es que solo sea el mayor peligro, realmente es el único peligro.
            El auténtico depredador para el ser humano no es un animal, no es una circunstancia, ni tan siquiera es otro ser humano, es él mismo. Nada ni nadie es tan corrosivo ni tan dañino como lo es el ser humano consigo mismo.
            Si hablamos únicamente del cuerpo, de la materia, el ser humano, al que le asusta la enfermedad y le aterra la muerte, es incapaz de llevar una vida sana y saludable para preservar su salud. Es incapaz, por ejemplo, de ejercitar el cuerpo, de mantener activos los músculos, de mantener en buen estado sus articulaciones y elásticos sus tendones, cuando lo hace, no es pensando en la salud, es, en la inmensa mayoría de las personas, pensando en la belleza. Y sucede lo mismo con la alimentación. La alimentación que es fuente de recepción de nutrientes para la preservación saludable del cuerpo, se convierte en una de las causas de enfermedad, por la gran cantidad de toxinas que se injieren o por la sobrealimentación. Alcohol, drogas y tabaco son la guinda del pastel con la que se adorna la sin razón: No quiere el ser humano envejecer, no quiere enfermar, no quiere morir, pero todas sus acciones están encaminadas a eso, a acelerar el proceso natural de deterioramiento del cuerpo. 
            Lo mismo ocurre en relación con los pensamientos. Un alto porcentaje de personas conoce la fuerza de su mente, conoce el poderío de su pensamiento, y sin embargo, se dejan dominar cual bebés por pensamientos repetitivos, pensamientos, que solo de pensar, valga la redundancia, en lo aburridos que son, sería suficiente para desterrarlos para siempre, pero no, el ser humano sigue dándole vueltas a sus obsesiones hasta enfermar. Porque son esos pensamientos los que alimentan las emociones que terminan de destruirle. Miedo, rencor, ira, frustración, ansiedad, culpabilidad y un sinfín más de emociones negativas que parecen el cortejo impenitente que acompaña a cada ser humano en su deambular por la vida.
El ser humano se destruye a si mismo, destruye todo lo que le rodea y le da vida, destruye su hábitat con verdadera saña, como si odiara el paraje en el que vive, destruye a las criaturas que le acompañan y viven con él. Acaba con las plantas que son su abrigo, su alimento y medicina, sin el menor agradecimiento, sin la más mínima consideración. Destruye y aniquila. Bombardea la tierra y todo ser vivo que se le atraviese con fuerza destructora.
Pero la causa principal de tanta sinrazón solo es la falta de voluntad. El ser humano es capaz de matarse a sí mismo, a pesar del terror que le tiene a la muerte por su incapacidad para ponerle coto a su mente, por su incapacidad para dominar el pensamiento, por su incapacidad para dominar sus malos hábitos, por su incapacidad para cambiar sus costumbres insanas.
Todo esto, unido a su insaciable ansia de poder hacen de los seres humanos, los seres racionales, los seres superiores de la Creación, auténticas alimañas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario