El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




martes, 4 de agosto de 2015

Yoga espiritual


            Del Yoga ya está prácticamente todo dicho, y no dicho por cualquiera, sino por grandes maestros, de los que empezamos a tener constancia escrita aproximadamente doscientos años antes de Cristo. Me refiero a Patanjali y sus Yogasutras, que es un  verdadero sistema filosófico, que describe el Yoga, su concepto, su sabiduría y su enseñanza.
            Es posible que hoy, en las primeras décadas del siglo XXI, se encuentren un poco lejos de nosotros, no solo Patanjali, sino sobre todo sus enseñanzas, y también es posible que esa lejanía nos haya llevado a ver de manera distorsionada o desenfocada lo que significa el Yoga.
            Con el Yoga está pasando lo mismo que con cualquier otra faceta de la vida, bien sea política, social o religiosa. Me explico: Religiones hay casi tantas como personas, aunque cabría preguntarse, si Dios es Uno y la Verdad es Única, ¿Por qué tantas religiones?, y la respuesta llega de inmediato, porque no deja de ser un negocio y tiene que vivir mucha gente. En política pasa igual, lo mismo da que sean regímenes dictatoriales que democráticos. Si el objetivo de cualquier político es que sus conciudadanos vivan cada vez mejor, ¿Para qué tantos experimentos, tantos partidos políticos o tantos caudillos?, pues porque, como la religión, no deja de ser un negocio y tiene que vivir mucha gente. Con el Yoga ocurre lo mismo: el Yoga hoy es otro negocio y de él también tiene que vivir mucha gente.
            Pero de igual manera que a los representantes de las religiones se les ha olvidado, si es que alguna vez lo tuvieron claro, que están para enseñar la palabra de Dios, y que la palabra de Dios solo es Amor; y a los políticos se les ha olvidado, que están para servir a sus conciudadanos, y no al revés, a los que enseñan Yoga se les ha olvidado también algo que proclaman, que el Yoga es unión, la unión del hombre con Dios.   


            Y como está olvidado el objetivo del Yoga, se venden migajas: Que calma la ansiedad, que reduce el estrés, que mantiene la elasticidad del cuerpo, y un sinfín más de beneficios, que sí que son beneficios y que van muy bien para aliviar de sus innumerables problemas al ser humano actual, tan separado de Dios, tan pegado a la materia y a lo material, pero que no dejan de ser migajas  comparado con el real y auténtico objetivo que es el banquete con que homenajea Dios a los que se sientan a Su mesa.
            Recuerdo mi primer contacto con el Yoga: Llegué a él como todos, por un exceso de estrés, y me gustó, y al cabo de poco tiempo me inscribí en un curso para ser profesor de Yoga. En la publicidad del curso había algo que llamó poderosamente mi atención: Uno de los objetivos del curso era el despertar de la Kundalini.
            ¿Cómo me vendieron entonces la energía Kundalini?, pues me la vendieron como se sigue vendiendo aun hoy día: Que la energía Kundalini es una energía dormida en el cuerpo humano, y que cuando el ser humano consigue despertarla alcanza la Iluminación y ya no vuelve a encarnar nunca más.
            Para mí fue definitiva tal publicidad. Yo no quería ser profesor de Yoga para enseñar Yoga, a mí, que era un apasionado por lo que hay al otro lado de la vida y como consecuencia de la muerte, algo como la Kundalini, que me iba a permitir no tener que volver a encarnar era la panacea buscada desde mis primeras lecturas.
            Pero como soy bastante curioso comencé a observar a profesores de yoga y guías de meditación que iba conociendo. Yo creía que todos los que ya eran profesores de Yoga ya tenían despierta la Kundalini, por la sencilla razón de que si me la iban a despertar a mí, en ellos ya estaría. También pensaba, posiblemente influenciado por mis lecturas, que quien está en su última vida ya está tan próximo al otro lado que sus actuaciones en la Tierra debían ser las de un ser que fuera todo Amor, y observaba que esos profesores de Yoga no actuaban como seres de Amor, sino que eran seres humanos normales que podían engañar, manipular, ser críticos e intolerantes, en fin, no parecían un buen ejemplo de seres de Amor.
            Por supuesto que en el curso no se me despertó la energía Kundalini, porque ya la tenía despierta, como la tienen tantos y tantos profesores y practicantes de Yoga, pero también, tanta y tanta gente que desconocen lo que es el Yoga, pero si conocen a Dios, y que actúan comportándose como quien son, como Hijos de Dios. Porque no es necesario hacer Yoga para que se despierte la Kundalini y alcanzar la Iluminación, o ser vegetariano, o acudir a misa los domingos. La espiritualidad, como el Amor se ha de buscar en el interior de la persona, no en centros especializados, no en la cocina, no en las iglesias.
            Como no sé si todos los que se asoman a esta ventana están familiarizados con la energía Kundalini, y si todo el conocimiento que tienen son las cuatro frases deslavazadas que les pudieran haber contado, les remito a dos entradas de este mismo blog, con el título de “Kundalini I y II” del mes de Junio del año 2011.
            También es cierto que el ser humano en la actualidad vive en la periferia de todo, pero sobre todo vive en la periferia de su propia voluntad, lo que le hace incapaz de adentrarse en nada realmente serio si eso no comporta algún beneficio material, por lo que las migajas que se reparten hoy día en la inmensa mayoría de las enseñanzas de Yoga, ya les va bien, tienen suficiente, ya que algo más que migajas posiblemente les atragantaría y les causaría indigestión.
            Pero el Yoga es mucho más que posturas, más o menos intensas, más o menos complicadas, es mucho más que acrobacias, es mucho más que mudras y es mucho más que mantras. El Yoga es una manera de vivir en Dios, es una manera de vivir para Dios, es una manera de vivir por Dios, es una manera de vivir con Dios.
En el mundo de hoy existe un gran sentimiento de frustración, de desilusión y de profundo desencanto. Las Iglesias del mundo, sea cual sea particular y típica presentación de la Verdad divina y por elevados y trascendentes que hayan sido los Guías espirituales que las inspiraron en el pasado, han fracasado totalmente en su intento de evocar Amor en los corazones de sus fieles y creyentes. Fracasaron también los sistemas políticos, económicos y sociológicos en su intento de crear óptimas situaciones sociales. De la misma manera que está fracasando el Yoga como vehículo de unión con Dios.
En la época de la globalización, de las grandes uniones, no parece que les quede mucho tiempo de éxito a las mini religiones, a los mini estados, a los mini yogas. Es momento de un estado global, de ese estado que luche por todos y cada uno de sus componentes para que ninguno sufra los estragos del hambre. Es momento de una religión global, de la religión del Amor, la religión que se practica, y que no se enseña. Es momento del Yoga, que por ponerle un nombre le llamaría Yoga espiritual, el Yoga que enseña a sus integrantes el camino para sentarse con pleno derecho en el banquete de Dios, en el que por supuesto van a encontrar cura para sus problemas físicos, mentales y emocionales, pero no gracias al Yoga, sino que va a ser algo que van a conseguir ellos mismos a través de su comunión con Dios.
            Visualizo ese Yoga espiritual como algo más centrado en el corazón que en la postura, más que en la acrobacia, más que en la resistencia, más que en la intensidad, más que en signos externos, más que en sufrimientos, más que en privaciones, más que en dolor. Si Dios es Amor, si Dios es Alegría, si Dios es Paz, si Dios es Felicidad, el camino para llegar a Él tiene que estar inundado de esas cualidades.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario