El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




sábado, 30 de enero de 2016

Pensamiento consciente

         Cuando consigo mantener el pensamiento consciente de que soy un hijo de Dios, de que solo estoy ejecutando un plan establecido de antemano, de que me encuentro momentáneamente sobre un escenario representando un personaje que a su vez trata de recordar sus orígenes, y que todos los que me acompañan están también representando su papel y tratando de activar sus recuerdos, siento una serenidad especial. La serenidad del que sabe que “todo está bien”, y de que nada malo puede suceder porque Dios me está llevando de la mano, la serenidad del que no tiene que competir para demostrar nada a nadie, la serenidad del que sabe que no ha de esperar a una próxima parada para encontrarse con Dios, porque Él es quien conduce el autobús, porque Él es el cobrador, porque Él es mi vecino de asiento.



         Cuando consigo mantener el pensamiento consciente de que solo estoy tratando de recordar por donde volver al camino que me llevará a casa, recibo con generosidad los frutos que se encuentran a ambos lados de los caminos que me llevan al camino central, y sé que siempre voy a recibir aquello que necesite.

         Tengo que reconocer que me cuesta trabajo y que tengo que permanecer muy atento, porque para mí es difícil, supongo que para ti también lo debe ser, y que como yo tratas de boicotearte manipulando tu vida para que sea tal y como se va proyectando en la estepa de la mente, pero cuando consigo cambiar la estepa por el paraíso, y consigo mantenerlo durante un tiempo merece la pena, porque me inunda la Energía Divina.


¡Inténtalo!, si yo puedo a veces, seguro que tu también. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario