El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




martes, 6 de febrero de 2018

Como mariposa...: 2) La Tríada de la Ascensión-1

La Tríada de la Ascensión

           
Sabía Kepha que si los hombres guardaran memoria de su divinidad ya no tendría objeto la vida, porque es justamente el recordar la divinidad del alma el primer objetivo de la vida. El segundo es aprender a Amar, y el tercero, Amar a Dios con tanta intensidad que solo se viva para servirle.
Esos tres objetivos juntos, conseguidos en su máxima expresión, forman un conjunto que bien podría definirse como la Tríada para la Ascensión.
El primer aspecto, recordar que el ser humano es un alma, que esta es divina, y que está revestida de un cuerpo para tener una experiencia terrenal, es el desencadenante de todo el proceso y el responsable de que las encarnaciones, que hasta ese momento iban sumando, comiencen a restar. Ese es el principio del fin de las encarnaciones en la materia.


Los seres humanos no son conscientes de que todo es Dios, de que viven en Dios, de que están llenos de Dios. Decía Albert Einstein:

-      ¿Qué sabe el pez del agua donde nada toda su vida?

Y a propósito de la frase, el relato que tiene por título “Obo”, lo refleja de manera clara. “Obo”, escrito por Edgar Allan García que es un escritor ecuatoriano que tiene publicados, hasta la fecha, sesenta y siete libros en los géneros de cuento, poesía, novela, ensayo y literatura infantil y juvenil.

Obo nadó un poco más rápido de lo habitual pues no faltaba mucho para llegar a la gruta. En la oscuridad del lugar se apiñaban cientos de pequeños parientes de su misma especie, desconocida por los seres humanos: los Liki, los peces más transparentes del océano. Eran tan translúcidos que los demás peces se confundían y sólo las Aguamala los reconocían por sus ojos celestes y sus largas pestañas azules.
Un día Obo se aburrió de que ningún pez lo persiguiera.
Pasan de largo, se quejó con un Pez Payaso, ni siquiera nos miran, es como si no existiéramos. El Pez Payaso le contestó, mirando hacia donde creía que estaba Obo, que la suya era una suerte increíble, que ya quisieran los demás peces pasar delante de tiburones y barracudas haciéndoles muecas y que no los descubrieran.
Las palabras del Pez Payaso no lograron consolar a Obo pues para él el asunto ya se había transformado en un problema y el aburrimiento le había dejado sin hambre y, lo que era peor, sin ganas de jugar.
Así, por la tarde decidió hacer una incursión en otros territorios, lejanos de la gruta.
En el camino se encontró con un Pez Globo que se pegó el susto de su vida cuando Obo le habló.
-      ¿Quién? ¿quién anda por ahí? ¿qui… quién dijo eso?
Se agitó el Pez Globo luego de que Obo le preguntó si conocía un lugar interesante por los alrededores, algo que pudiera ser realmente divertido. Una vez repuesto del susto, el Pez Globo le explicó que no, que, en toda su larga vida, pues ya tenía dos años y ya era tatarabuelo de miles de Peces Globo, no había visto un lugar interesante, lo que se llama interesante. Sólo rocas y arena y corales y algas, lo mismo, siempre lo mismo en todas partes. Más tarde se encontró con un Pez Espina y con un Pez Zorro que luego del susto tampoco le dijeron nada que pudiera atraerle. Entonces Obo se alejó un poco más en medio de aguas mucho más frías y completamente desconocidas por los suyos.
De pronto, ahí mismo, con todas sus negras aletas desplegadas, estaba una Mantaraya gigante. A pesar de que no podía verlo, no se sorprendió por la presencia de Obo pues con su porte había aprendido a no temerle a casi nada.
-      Perdone que la moleste señora Mantaraya, dijo Obo, pero estoy buscando un lugar diferente a todo lo que se ha visto en los alrededores, algo realmente divertido.
La Mantaraya miró hacia donde se suponía que estaba Obo y le dijo:
-      No conozco más que arena, corales, algas y rocas… pero, ahora que me acuerdo, he oído hablar de un lugar muy especial.
-      ¿Especial?, saltó Obo emocionado.
-      Sí, se trata de un lugar lleno de AGUA.
-      ¿AGUA? ¿Qué es eso? preguntó intrigado Obo.
-      La verdad es que no sé, aceptó la Mantaraya, pero una vez un pez me habló de un lugar lleno de AGUA… no, no me preguntes, no sé dónde queda ni cómo es, pero de que existe, sí existe, al menos eso creo.
Una vez que se despidió de la Mantaraya, Obo siguió nadando en busca del AGUA, pero la noche cayó y se quedó a dormir en una gruta deshabitada. En realidad, no necesitaba la gruta para esconderse de los demás peces sino para que no lo atropellara un Pez Espuela o un Pez Martillo distraído. Obo soñó toda la noche con un lugar que a la entrada decía AGUA: era una planicie hermosa y colorida, pero al despertar no recordó nada más que imágenes acuosas, así que decidió proseguir la búsqueda. Para su desesperación ningún pez sabía lo que era el AGUA ni dónde habitaba; algunos ni siquiera habían oído esa palabra en toda su vida.
-      ¿AGUA?, preguntó alarmado un Pez Flor, ¿de qué idioma sacaste esa palabra tan extraña?
Al fin, después de mucho nadar y nadar Obo arribó a un lugar lleno de algas de colores que danzaban frente a una pared blanca. Obo se arrimó a la pared y se quedó dormido, muerto del cansancio. Así estuvo un largo tiempo hasta que la pared se movió y lanzó al pequeño Obo contra las algas.
-      ¡Hey!, gritó Obo, sin saber qué estaba sucediendo. Por toda respuesta escuchó un trueno, o más bien una voz parecida al trueno.
-      ¿Quién dijo "hey"?, dijo la voz.
Por primera vez en su vida Obo no sabía para dónde mirar. Frente a sí no había nada excepto esa enorme pared blanca que se movía rápidamente hacía él. De pronto vio con sorpresa que un ojo gigantesco lo estaba mirando. Por primera vez un pez que no fuera un Liki lo miraba de frente, como si en verdad lo estuviera viendo. El ojo gigante parpadeó lentamente y Obo dio un salto hacia atrás. También era la primera vez que veía parpadear a un pez.
-      Hey, exclamó de nuevo, eso es imposible.
-      ¿Qué es imposible? rugió la voz.
-      Parpadear, dijo Obo atónito, no se puede parpadear.
La pared empezó a temblar y algo parecido a una risa descomunal se dejó escuchar por todo el lugar.
Pocos minutos más tarde, cuando ya a Obo le había pasado el susto y la "pared" había dejado por fin de reír, todo empezó a aclararse. Obo se enteró de que aquella "pared" era una Ballena Blanca y que no solo era el pez más grande que jamás había visto, sino que, además, y esto sí que ya le pareció fuera de toda realidad, ¡¡aquel pez no era un pez!! Obo no podía entender aún cómo algo del porte de cincuenta o setenta tiburones, que tenía nada menos que ¡treinta años de edad!, no intentaba devorarlo de un solo atracón, sino que, al parecer, lo único que quería era conversar con esa voz de trueno y ese ojo parpadeante y esa risa huracanada.
-      Una Ballena Blanca, ¿eh? Nunca me imaginé que hubiera peces… qué digo, cosas así en estos lugares.
-      Mamíferos, dijo sonriendo la Ballena Blanca, somos mamíferos.
Si ya antes Obo no entendía nada, peor ahora. ¿Mamíferos? En verdad había muchas cosas increíbles en ese lado desconocido del mar.
-      Eso quiere decir, prosiguió la Ballena Blanca, que no nacemos de huevos como los peces, sino de adentro.
Obo se la quedó viendo de la misma forma en que tú te quedarías viendo a un extraterrestre, esto es boquiabierto y con cara de tonto consumado.
-      Lo que quiero decir es que los bebés crecen dentro de nosotros y, luego de un tiempo, cuando ya están lo suficientemente grandes, salen al AGUA.
-      ¿¡AGUA!? Obo dio tres volteretas antes de tranquilizarse lo suficiente como para hablar. ¿Dijiste AGUA?
-      Sí, eso mismo, dijo apacible la Ballena Blanca.
-      Y eso, ¿dónde queda?
La ballena se lo quedó viendo primero con un ojo y luego con el otro. No parpadeaba siquiera. Tenía la boca abierta como si fuera a tragárselo.
-      ¿Que dónde queda el AGUA?
-      Sí, gritó emocionado Obo.
-      ¿Que dónde queda el agua? repitió incrédula la Ballena Blanca.
-      Sí, volvió a gritar Obo.
Otra vez se oyó ese trueno retumbante y se sintió un remolino enorme girando en torno a Obo. Es otra vez la risa, sí, la risa de la Ballena Blanca, se dijo asombrado Obo.
-      ¿Que dónde queda el AGUA? volvió a decir con ese vozarrón increíble antes de entregarse a otro gigantesco ataque de risa.
Obo permaneció inmóvil, como si de pronto se hubiera transformado en un pez de hielo. No, no lo podía creer. La Ballena Blanca le estaba diciendo, una vez que le había pasado la risa, que todo lo que veía y le rodeaba era AGUA, que toda su vida había transcurrido dentro del AGUA. Tonterías, dijo finalmente, si eso fuera así, los peces lo sabrían y nadie, nadie conocía que todo esto era el AGUA.
A la Ballena le dio ternura al ver el desconcierto de Obo.
-      Ven, le dijo, y lo subió sobre su lomo como quien sube a un niño a la terraza de un edificio de trescientos pisos.
De un impulso, Obo salió a un lugar lleno de claridad plateada y sintió sobre su piel algo que lo estremeció y que la Ballena Blanca le dijo se llamaba "viento", y vio dos animales largos y enormes que entendió que se llamaban "barcos", y escuchó algo más retumbante y aterrador que mil voces de ballena juntas que se llamaba "trueno", pero de pronto no pudo ver ni escuchar ni sentir nada más, porque todo se hizo oscuro, muy oscuro, como la gruta en la que vivían con sus parientes los Liki.
Cuando volvió en sí, el ojo parpadeante de la Ballena Blanca lo estaba viendo.
-      Ah, por fin, susurró. ¿Qué pasó? Preguntó Obo adormilado.
-      Pasó que conociste el lugar que no es AGUA.
-      ¿Y después?
-      Después no pudiste respirar ahí fuera porque eso no es AGUA, y tú, mi pequeño niño casi invisible, eres un ser del AGUA.
-      Eso mismo quería preguntarte, se avivó Obo.
-      Ah, más preguntas, me gustan las preguntas.
-      ¿Cómo es que puedes verme si los demás no pueden?
La Ballena Blanca sonrió.
-      Por tus ojos celestes y tus largas pestañas azules, dijo, pero sobre todo te veo por la misma razón por la que puedo distinguir el AGUA del AIRE, algo que tus amigos peces no pueden porque sólo conocen el AGUA.
De pronto Obo empezó a reír.
-      ¿De qué te ríes?, preguntó divertida la Ballena Blanca.
-      De mí, dijo.
-      ¿Y eso?
-      Imagínate, toda la vida en el AGUA y yo buscando el AGUA.
-      Sí, dijo la Ballena Blanca, pero no eres al único que le ha pasado. También a los seres humanos les sucede. Se pasan buscando lo que ya tienen. Se desesperan por lo que creen que está muy lejano, cuando todo está dentro y fuera, rodeándolos, tocándolos, penetrándolos, conformándolos.
Obo se quedó en silencio.
-      ¿Dentro también?
-      Sí, dentro, ¿no te has dado cuenta de que eres AGUA?
-      No, dijo Obo, ¿cómo es eso?
-      Pues bueno, mi pequeño niño, en ti es más evidente porque eres casi invisible, pero desde el Aguamala hasta la Mantaraya son en gran medida AGUA viva. Yo misma soy una gran masa de AGUA viviente, al igual que las algas, los caracoles, los cangrejos, las tortugas y los delfines. Los seres humanos son de AGUA a pesar de vivir en la tierra, en especial su cerebro que es casi todo AGUA.
-      Entonces, exclamó Obo, es peor de lo que pensaba.
-      ¿Peor?, dijo intrigada la Ballena Blanca.
-      Sí, explicó Obo, no sólo que yo era un Pez buscando AGUA, sino que era AGUA buscando AGUA, ¿no es eso estúpido?
-      La Ballena Blanca sonrió y dijo: Sí, estúpido, como casi todo lo que hacemos.
Luego de un breve silencio, la Ballena Blanca empezó a reír provocando un verdadero maremoto a su alrededor. Obo se contagió de aquella risa huracanada y también rio un largo rato, agitado por remolinos cada vez más grandes.
-      AGUA que busca AGUA, qué divertido, gritaba de vez en cuando. ¡AGUA que busca AGUA! ¡ja ja ja ja ja ja ja!
Y así fue como Obo empezó a descubrir cosas más y más interesantes de la aleta, o si quieres, de la mano, de su nueva y sabia amiga. Claro, como era de esperarse, cuando después de una larga travesía al fin Obo regresó a la gruta de los Liki, nadie le creyó una sola palabra. Sólo la hermosa y dulce Aba lo escuchó con seriedad hasta el final. En realidad, ella tampoco creía nada de eso, pero le parecía fascinante: aquella sí que era toda una aventura llena de la desbordante imaginación de Obo, su amado Pez Gemelo, como ella le decía.
Pero, cuál no sería la sorpresa de todos cuando vieron acercarse hacia ellos una enorme pared blanca con un descomunal ojo parpadeante a cada lado, una gigantesca sonrisa que nadie sabía dónde acababa y una voz de trueno que decía:
-      Hola, Obo, no pude aguantarme las ganas de conocer dónde vivías.
En medio de la incredulidad de los Liki, Obo se echó para atrás, abrazó a la hermosa Aba y exclamó:

-      Bienvenida, Ballena Blanca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario