El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




domingo, 18 de marzo de 2012

Pensamientos de alta frecuencia

            ¿Cuáles son los pensamientos superiores? Son todos aquellos que se escapan del pensamiento de la generalidad, aquellos que se escapan del pensamiento de la sociedad.

            El pensamiento más poderoso es “Yo Soy”. Si nuestros pensamientos y nuestras palabras fueran:
Yo Soy
Yo Soy Absoluto
Yo Soy Completo
Yo Soy Dios
ya no estaríamos limitados a este plano de materia.
            Si nuestros pensamientos siguieran la línea de:
Yo sé que Yo Soy
Yo sé que tal cosa ocurrirá
Yo sé que Soy feliz
Yo sé que soy Dios
lo sabríamos siempre todo.
            Cada vez que decimos que no sabemos: No lo sabremos nunca. Cada vez que decimos que no podemos: No lo haremos nunca. Lo único que tenemos que decir es: SÉ, PUEDO.
            Y si sabemos, ya no tenemos que juzgar nada. Cuando llega a nosotros un pensamiento superior, rápidamente determinamos si es bueno o malo, si es correcto o incorrecto, si debemos hacerlo o no, si es posible o imposible, si es real o imaginario. Cada vez que hacemos esto, estamos manipulando el pensamiento, hasta el punto de hacer de él un pensamiento inferior, de muy baja frecuencia, aunque el pensamiento inicial fuera un pensamiento superior de una frecuencia altísima.

Un ejemplo: Imagina que te llega un pensamiento como: “El cuerpo puede curarse y regenerarse a sí mismo”. Este es un pensamiento superior, ya que no es normal que eso sea lo que piensa la sociedad, porque al menor síntoma de resfriado todos los componentes de la sociedad dicen: “Estoy resfriado, tengo que tomar pastillas”. Por lo tanto si llegara el pensamiento de que el cuerpo puede sanarse a sí mismo, rápidamente la mente empezaría a catalogar el pensamiento como: ¡Vaya tonterías que pienso!, ¿Cómo va a ser eso posible?, ¡Tengo una imaginación muy viva!, etc., etc. Con lo que hemos transformado un pensamiento superior en un pensamiento inferior de tan baja frecuencia, que lo normal sería que el resfriado se convierta en neumonía.
El “Saber” es algo del alma, del interior del Ser, y cuando se sabe, no se juzga. Todos los pensamientos que llegan a la mente son correctos, son verdaderos, son reales, son posibles.
La manera de recibir pensamientos superiores es permitirlos, nada más, sin juzgarlos. Los pensamientos superiores activan otras partes del cerebro, con lo que el cerebro empezará a expandir su capacidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario