El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




miércoles, 2 de febrero de 2011

Expresar el amor

Decía Siddhartha Gautama, el Buddha, que “Nosotros somos lo que pensamos. Todo lo que somos lo somos por nuestros pensamientos. Y con nuestros pensamientos, construiremos nuestro mundo”.
No vamos a hablar del pensamiento, (luego veréis porque nos va bien esta cita), vamos a seguir hablando del Amor, y aunque esté escrito con mayúscula porque así es como nos gusta describir el Amor Divino, vamos a tratar otro aspecto del amor, no solo de la pareja, sino del amor entre los miembros de la familia y del amor entre los amigos.
Al principio de cualquier relación se expresa abierta y claramente el amor que se siente por la otra persona, Las frases: “te quiero”, “te adoro”, “no puedo vivir sin ti”, son la moneda de cambio en esos inicios de relación. ¿Qué sucede ante tal profusión de palabras y pensamientos de amor?, vuelve a leer la frase del Buddha: Somos lo que pensamos, todo lo que somos lo somos por nuestros pensamientos. Y con nuestros pensamientos, construimos nuestro mundo”.
¿Qué mundo se puede construir cuando una buena parte del día el pensamiento es de amor hacia la persona amada?, un mundo de amor. El pensamiento de amor hace que la energía poderosísima del amor empiece a impregnar el cuerpo energético, de tal manera que se va limpiando de impurezas. Si la pareja de enamorados siguiera eternamente manifestándose de pensamiento, palabra y obra su amor, este se iría incrementando día tras día, sin remitir ni un solo gramo. Lo mismo pasa con cualquier otro tipo de relación.
Los niños que crecen en el amor crecen más sanos, más alegres, más saludables. Los niños necesitan la demostración del amor tanto como la pareja de enamorados, tanto como cualquier persona. Las palabras de amor, las caricias, la ternura son la clave de un cuerpo sano, de una mente serena, de unas emociones estables.
Decir “te quiero”, cuantas más veces mejor, es la letanía que hace que todos los cuerpos, físico y energético, actuando desde ese amor consigan la estabilidad física, mental y emocional de la persona.
Pero todo pasa, y también la necesidad de expresar el amor. Cada vez se distancian más los “te quiero”, con el resultado contrario, la energía de amor y limpieza que se generaba al repetir la letanía, deja de generarse, inundándose el cuerpo energético con la energía de los problemas y del miedo. La pareja empieza a preguntar: ¿ya no me quieres?, y la respuesta es: “pues claro que te quiero”, y una nueva pregunta: “y ¿por qué no me lo dices?”.  Y la respuesta es: “porque ya lo sabes”.
Con los niños pasa lo mismo, después de besos, caricias y achuchones, se encuentra el pobre niño, no solo con que ya no recibe muestras de amor, sino que le tratan como si fuera un adulto exigiéndole cada día más. El niño no va a preguntar si han dejado de quererle, pero su comportamiento puede cambiar de manera radical.
No se debe dar nada por sabido. Si quieres que tu amor se incremente trabájalo, si quieres que los tuyos sean felices demuéstrales tu amor. Es muy fácil basta un “te quiero” unas cuantas veces al día, basta un beso al entrar, al salir, al despertar, al dormir, basta una caricia, al pasar el pan, al abrir la puerta.
Somos lo que pensamos, porque la energía va detrás del pensamiento. Expresa tu amor mientras está fuerte para que no se debilite, y cuando se debilite, si quieres que se incremente empieza a expresarlo nuevamente, si ya te va bien ser medio infeliz, no hagas nada y sigue instalad@ en el miedo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario