El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




miércoles, 7 de septiembre de 2011

Fe es creer lo que no vemos

            ¡Cuantas personas hay que sufren!, ¡Cuantas hay que sienten en su alma la soledad como una pesada losa!, ¡Cuantos hay que desfallecen en medio de su lucha!, ¡Cuánto dolor!, ¡Cuanta tristeza!

Y a todos ellos es inútil explicarles que sólo están viviendo una ilusión, una fantasía, su propia fantasía, su propia película de ciencia ficción. A todos ellos es inútil explicarles que el dolor, el sufrimiento, la tristeza o la soledad, sólo son producto de su pensamiento, y que un pensamiento más allá, está la alegría, está la felicidad, está el amor. A todos ellos es inútil explicarles que son hijos de Dios, y que Él, el Padre, siempre está con todos nosotros, no importa dónde nos encontremos, no importa qué cosa es la que estamos haciendo, no importa cuál es nuestro pensamiento, no importa cuál es nuestra creencia. Él siempre está con nosotros.
En nuestro lamento, en nuestra petición de ayuda, en nuestras suplicas y oraciones, siempre, siempre somos escuchados y bendecidos por la Voluntad Divina. Porque Dios es la Fuerza, es la Energía que nos mantiene conectados entre nosotros, con la Naturaleza y, con su propio Poder.
            Pero ¿Por qué no lo sienten y siguen sufriendo?, ¿Por qué Dios, en su Divina Misericordia no termina, con el soplo de su aliento, con todo el sufrimiento?, ¿Por qué permite Dios tanta desigualdad? Porque Dios ha dado a los humanos el libre albedrio, para que hagan, piensen y digan con total libertad. Dios ha dado a los humanos libertad de pensamiento, libertad de palabra, libertad de acción. Somos los humanos los que elegimos, y no terminamos de creernos que somos hechos a imagen y semejanza de Dios. Nos falta la fe. Nos creemos entes aislados de todo y de todos que tenemos que defender nuestro espacio y luchar para conseguir un gramo de dicha.
            Y donde falta la fe anida el miedo, y el miedo cierra la puerta a la divinidad que siempre permanece al lado del ser humano. Porque es la fe la que abre la puerta que da acceso al interior de la persona, es la fe la que da acceso a la Energía Divina.
No importan los pensamientos que haya tenido la persona, ni el tipo de vida que haya llevado. Cuando la fe inunda al ser y este entra en contacto con su propia divinidad, se libera de manera inmediata del sufrimiento, del dolor y de la tristeza.
Pero es la persona, en su soledad, la que ha de actuar el interruptor de esa fe, porque esta no se compra en los supermercados, ni llega por acción divina en mitad de un discurso, ni se encuentra entre las páginas de un libro. La fe, la creencia de que no somos un cuerpo y de que somos hijos de Dios, es un trabajo individual, es un trabajo solitario e íntimo. Es el resultado de un trabajo interior que va a llevar a la persona a conectar con su propio corazón.
A partir de ese momento, se acaba el sufrimiento, se termina la espera de la felicidad, porque esta, que también habita en el interior del ser, sale de inmediato a la superficie, se reconoce lo maravillosa que es la vida, desaparecen la ira y el rencor, permutándose por el perdón a todos los que han lastimado a la persona, desaparecen el miedo al futuro, a la enfermedad, a la pobreza, al dolor y a la muerte, porque el alma es inmortal, porque se reconoce al cuerpo como el trampolín que permite dar el salto para vivir desde el alma.
Cuando la persona ha conectado con su alma, surge con la fuerza de un huracán, la necesidad de entregarse a los demás, la necesidad de servir, la necesidad de ayudar, y es entonces cuando la persona se lanza por las calles del dolor y del sufrimiento, tratando de hacer algo por aliviar esas emociones que ella mismo siente, como propias, lastimando su alma.
Y así, enseñando y consolando a sus hermanos, aligerando la carga de los que sufren, siente que su propia vida es necesaria, en la mirada de los niños o de los ancianos, escucha voces pidiendo a gritos un poco de amor, tras los harapos de los que mendigan en la calle escucha una súplica, frente a aquellos que tratan de vender cualquier cosa para sobrevivir ve el retrato de la miseria. Y ante tanto dolor, sintiendo la responsabilidad de su propia alma que le indica que ayude, que ayude, que ayude, se desborda como un torrente de amor hacia todos aquellos que reconoce como hermanos, sufre por los que sufren, llora por aquellos que ya no tienen lágrimas para derramar, hace suyos los problemas del mundo y se siente desfallecer cuando reconoce la magnitud de su misión.
Pero incluso, cuando sentimos ese desfallecimiento, sabemos que no estamos solos, porque tú, también estarás a nuestro lado.
¡Gracias!, ¡Bendito/a seas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario