El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




miércoles, 13 de julio de 2011

Meditación del perdón (2)

Leía ayer un artículo que hablaba de la fuerza del perdón y no he podido resistirme a juntar dos entradas escritas con anterioridad, la primera que trata del mal que causa en la persona mantener en su interior el rencor, el odio o el deseo de venganza; y la segunda es la meditación del perdón con un ligero retoque.
Para poder hacer tranquilamente la meditación, lo mejor es que la grabes y la escuches con tu propia voz.
…………………………………………………
¿Por qué estás molest@ con tus suegros?,  ¿por qué no te hablas con tu amigo?, ¿por qué estas ofendid@ con tu hermano?,  ¿por qué le guardas rencor a tu cuñada?, ¿por qué odias a tu vecino?
¿Es posible que te sientas ofendid@ por algo que han dicho, o por algo que han hecho, o por alguna omisión? ………………. No han sido ellos, no ha sido a ti.
No han sido ellos, porque no son conscientes de sus pensamientos, y si no son conscientes de sus pensamientos, muchos menos de sus actos. Son como bebés, dominados por la inconsciencia. No ha sido a ti, si ha ocurrido, ha sido a tu cuerpo, y tú, recuerda, no eres el cuerpo.
Puede que incluso haya sido que no se han cumplido tus expectativas. Pero recuerda que las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. Por lo tanto, en este caso, no te han ofendido, has sido tú quien se ha sentido herid@.
Pero incluso en los casos en los que pudiera haber razón para el odio, por haberte despojado de tus bienes o por haber sentido el ultraje de la violencia, no puedes guardar dentro de ti esa energía de odio, de ira, de deseo de venganza, de rencor; porque es esa energía la causante de un gran porcentaje de enfermedades físicas y emocionales. Mantener esas energías en ti, es como ir tomando un veneno gota a gota, y además la otra persona, a la que odias, no se entera de tu odio, ella sigue con su vida. Tu sol@ estás recibiendo el daño, cada día, es como si la ofensa te la estuvieran haciendo un día tras otro.
Solo hay una manera de eliminar esa energía destructiva: Perdonar. Cuando eliges perdonar: Sanas física y psíquicamente, liberas tu memoria y te permite vivir el presente, creces interiormente, se desarrolla tu conciencia, madura tu carácter.
Perdonar no borra el mal hecho, no quita la responsabilidad al ofensor por el daño hecho, ni niega el derecho a hacer justicia a la persona que ha sido herida. No necesitas para perdonar abrazarte a quién te ha ofendido. Es un proceso interior, en el que la energía de odio va desapareciendo dejando paso al Amor.
Perdonar es olvidar. Por eso quien dice que perdona pero no olvida, no está perdonando.
Recuerda a Jesús en la cruz: “Perdónales Señor, que no saben lo que hacen”. Y le estaban matando.
Meditación del perdón
  • Siéntate en tu espacio de meditación.
  • La espalda recta.
  • Ojos cerrados.
  • Si estás en una silla, las plantas de los pies apoyados en el suelo y la espalda recta, sin apoyarse en el respaldo.
  • Las manos en los muslos con las palmas hacia arriba.
  • La punta de la lengua en el paladar.
  • Inspira completa y profundamente contando hasta 6.
  • Retén contando 1.
  • Exhala lentamente.
  • Otra vez, inhala, retén, exhala.
  • Y otra, inhala, retén y exhala lentamente.
  • Deja que con la exhalación salga de ti la tensión.
  • Siente la relajación aumentando en tu cuerpo con cada respiración.
  • No tienes nada que hacer en este momento. Esto es todo lo que tienes que hacer, respirar.
  • Siente tu respiración.
  • Siente la relajación de tu cuerpo.
  • Siente la mente serenándose.
  • Respira suavemente.
  • Deja que la respiración siga su ritmo, no intervengas.
  • Prepárate para hablar con tu Alma.
  • Prepárate para hablar con tu Alma Superior.
  • Prepárate para hablar con tu Padre Divino y con tu Madre Divina.
  • Tu Alma que es perfecto amor, te está esperando para decirte que te perdona.
  • Tú Padre y tú Madre Divinos, que son perfecto amor, te están esperando para decirte que te perdonan.
  • Sigue respirando, lenta y suavemente.
  • Y entra dentro de ti.
  • Entra dentro de ti.
  • Entra dentro de ti para ir a encontrarte con tu ser interior.
  • Visualiza delante de ti una escalera de 10 peldaños.
  • Esa escalera va a llevarte hasta tu ser interior, hasta tu ser más reverenciado, hasta esa parte de ti que es amor, sólo amor.
  • Según vaya yo contando, (en este caso tú), vas a ir bajando los peldaños, y lo vas a hacer respirando lentamente.
  • Vas a inhalar, vas a realizar una pausa, vas a exhalar lentamente, para volver a realizar una pausa antes de volver a inhalar.
  • Empieza a bajar los peldaños, 10, 9, 8, sigue respirando lentamente, inhala, pausa, exhala, pausa, inhala, pausa, exhala, pausa, 7, 6, estás bajando, te estás relajando, tu respiración es cada vez más lenta, 5, 4, 3, inhala, pausa, exhala, pausa, inhala, pausa, exhala, pausa, te sientes bien, tu cuerpo cada vez está más relajado, y tu mente cada vez más serena, 2, 1.
  • Ya estás abajo.
  • Frente a ti hay una puerta cerrada.
  • La llave de esa puerta la tienes tú.
  • Esa puerta es la entrada hacia tu ser interior.
  • Coge la llave. Siéntela en la mano.
  • Colócala en la cerradura.
  • Abre la puerta.
  • Delante de ti se encuentra un lugar espacioso, grande, luminoso.
  • ES TU SER INTERIOR.
  • Ahí están tus secretos.
  • Están tus ilusiones y esperanzas.
  • Está tu ternura.
  • Está tu amor.
  • Están las mejores cosas de tu vida.
  • Está tu futuro.
  • Pero... también está tu pasado.
  • Con el dolor y con el sufrimiento.
  • Disfruta ahora de ese lugar y mira lo que hay en él.
  • Todo es luz.
  • Flores, el cielo azul, el sol brillando sobre tu cabeza, los pájaros trinando pasan revoloteando a tu alrededor, y delante de ti, el mar, majestuoso, sereno.
  • Te acercas caminando hasta la orilla, y puedes ver que caminando por la orilla, desde lejos, una figura se va acercando a ti.
  • Según se va acercando puedes comprobar que la figura eres tú. 
  • La figura se va acercando hasta que llega frente a ti.
  • Sin hablar quedáis uno/a frente a otro/a.
  • Y en ese momento, tú te perdonas.
  • Te perdonas por todo.
  • Te perdonas por lo que te has hecho.
  • Te perdonas por lo que te has dicho.
  • Te perdonas por tus carencias.
  • Te perdonas por lo que te has hecho sufrir.
  • Siéntelo.
  • Siente el perdón que sale de ti.
  • Mírate a los ojos y perdónate.
  • Repite en silencio en tu interior:
    • Yo me perdono.
    • Me perdono sin reservas.
    • Yo soy libre.
    • Vete en paz.
  • Y mira como te das la vuelta y te vas por la orilla de la playa, alejándote de ti, hasta que llegas a perder tu visión.
  • Se ha ido para no volver jamás.
  • Te pones a caminar por la playa.
  • Y ves que una niña // un niño viene hacia ti.
  • Te sonríe dulcemente, y le/la reconoces, eres tú de pequeña/o.
  • Estás sonriendo, eres feliz.
  • La/e abrazas.
  • La emoción os hace llorar a los/as dos.
  • Estás llorando con el/ella en la playa.
  • Esa niña/ese niño feliz entra dentro de ti.
  • Y ahí permanece. Recuérdala/e.
  • ...................
  • ¿Cuál es su edad?
  • Piensa si tienes algún sentimiento de culpa desde esa edad por alguna cosa que pasó.
  • Recuerda lo que no te gusta de tu vida desde entonces.
  • Para cambiarlo......, para perdonarlo.......
  • ..............................
  • Y esa niña/ese niño, se va, poco a poco, poco a poco, poco a poco hasta que también la/e pierdes de vista.
  • .......................
  • Recuerda a las personas que te han hecho algo, física, mental o emocionalmente.
  • Piensa en ellas, visualízalas ante ti y di:
    • Yo te perdono cualquier cosa mala que me has hecho voluntaria o involuntariamente, con pensamientos, palabras hechos u omisiones, aunque ya no te acuerdes de lo que es.
    • De esta forma yo soy libre y vosotros sois libres.
  • Míralas una a una y envíales tu perdón.
  • ........................
  • Recuerda ahora a las personas a las que tú has hecho alguna cosa,  visualízalas ante ti y repite en tu interior:
    • Perdóname por todo el daño que te he hecho, voluntaria o involuntariamente, con pensamientos, palabras, hechos u omisiones, aunque no recuerde lo que es.
  • Esa gente te mira, te sonríe y te dice:
    • Tranquilo/a, todo está bien.
    • Todo está olvidado.
    • Ya estás perdonado/a.
    • Todo es pasado, no es importante.
  • Repite en silencio dentro de ti:
    • Que cada lazo ilegal sea disuelto ahora.
    • Eres libre de seguir por tu camino, así como yo soy libre de seguir por el mío.
    • Vete en paz, que la paz sea contigo y con tu espíritu.
    • Que seas bendecido/a con Amor Divino, con Paz Divina, con Luz Divina, con buena salud, con espiritualidad, con felicidad, con armonía, con serenidad, con abundancia y prosperidad.
    • Que todo aquello que necesites, se pueda realizar y materializar rápidamente y de la manera más adecuada.
    • ¡Que seas bendecido/a!
  • Piensa que esas personas ya están libres y no tienen ninguna conexión contigo.
  • Experimenta la paz que se siente cuando se está bien con todos.
  • Ahora vas a salir de ese lugar.
  • Camina hasta la puerta por la que entraste.
  • Abre la puerta.
  • Pasa al otro lado y cierra tras de ti.
  • Delante de ti está la escalera por la que bajaste, empieza a subir, lentamente1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10.
  • Estás arriba. Respira lentamente.
  • Respira.
  • Respira.
  • Lleva la atención a tu corazón.
  • Recuerda un evento, un acontecimiento feliz.
  • Tu centro del corazón es el centro del amor.
  • Del amor por todo, de la ternura, de la bondad.
  • Levanta las manos con las palmas dirigidas al frente, y visualiza delante de ti a personas que sufren y necesitan amor.
  • Envía amor desde tu corazón, deja que pase por tus brazos y tus manos hacia las personas que tienes delante de ti.
  • ........................
  • Lleva ahora la atención a tu chakra corona.
  • Recuerda un evento feliz.
  • Tu chakra corona es el centro del amor divino.
  • Envía tu amor y tus bendiciones a tus guías y a los ángeles del perdón.
  • .......
  • Lleva ahora la atención a tu chakra cardiaco y a tu chakra corona y di:
    • Yo soy una luz de Dios.
    • Yo soy una luz divina.
    • Siento amor por todo el mundo.
    • Siento amor por todo lo creado, por cada árbol, por los pájaros, por los animales, por las personas, por todo, sin distinción.
    • Ese es el amor de un alma por todo.
  • Repite en tu interior:
    • A los ángeles del perdón.
    • Gracias por ayudarme en esta tarea de perdón.
    • A los ángeles de la sanación.
    • Gracias por esta sanación.
    • Estoy muy feliz.
    • Acepto el perdón y perdono completamente.
    • Sin reservas.
    • Gracias, gracias, gracias.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario