El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




jueves, 22 de mayo de 2014

No sólo existe aquello que se ve con los ojos


            No sólo existe aquello que se ve con los ojos. Existen muchas otras cosas que no se ven, y que están ahí, algunas de ellas de vital importancia para nuestras vidas, entre ellas la más importante de todas: Dios.
            No vemos el aire que respiramos y nos está dando la vida, no vemos el calor del sol y es de vital importancia para el mantenimiento del cuerpo físico, no vemos el perfume ni el aroma de las flores y son embriagadores para los sentidos, no vemos ni el olor de la leña quemando en el fuego, ni el aroma del pan recién orneado, ni el olor a tierra mojada, ni el olor a mar; y están ahí formando parte de recuerdos imborrables de nuestras vidas.  
 
            No vemos cosas como la alegría o la tristeza, aunque vivamos sus efectos. No vemos el miedo que nos paraliza. No vemos la soledad, para unos, alegría serena y para otros, una pesada losa. No vemos la envidia que corroe desde el interior. No vemos el odio que envenena a cada instante. No vemos la ternura, ni la dulzura, que llegan a humedecer nuestros ojos.
           ¿Donde quedarían la ilusión, la energía, el frio, la fe, la gratitud, la soberbia, el perdón, la voluntad, la confianza, el alma o la conciencia?  
            No vemos tampoco los pensamientos que son los únicos responsables de la vida que estamos viviendo, y de nuestro estado emocional y físico.
            No vemos a los ángeles, ni a los maestros, ni a los guías, ni a los santos, ni a los que nos han precedido en la vida, y les rezamos, y les bendecimos, y les pedimos, y les suplicamos.
             No vemos la felicidad, ni la paz, ni el amor, y son el vehículo que nos van a llevar directamente a Dios.
            ¡Que paradoja!, tampoco vemos a Dios, y Dios lo es Todo.           


           

No hay comentarios:

Publicar un comentario