El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




miércoles, 22 de abril de 2015

Mejor desde niños


            Leía, no hace mucho, uno de los miles de pensamientos que corren por las redes sociales, creo que del Dalai Lama, que decía: “Los seres humanos pierden la salud por ganar dinero, y después han de invertir el dinero ganado para recuperar la salud”. Es muy cierto.
            La vida de la inmensa mayoría de los seres humanos está enfocada en la consecución de bienes materiales, ya que eso es lo que han aprendido de sus progenitores y de la sociedad, y es lo que a su vez enseñan a sus hijos. La sociedad, que no es más que un conjunto de individuos, espera conseguir beneficios emocionales a través de la posesión de los bienes materiales, y desgraciadamente no es así, de ahí es de donde procede esa pérdida de salud, no solo física, sino también emocional y mental.
            La enfermedad como todo, es energía, la enfermedad aparece cuando malgastamos nuestra energía, cuando permitimos que nos la roben, cuando la enfocamos hacia objetivos erróneos, o cuando la bloqueamos por alguna emoción desmedida.
             La pregunta sería. ¿No se perdería la salud trabajando para conseguir la estabilidad emocional por distintos caminos a los materiales?, pero eso ¿No implicaría entonces que no se podría conseguir la estabilidad material? No solamente es posible, sino imprescindible y necesario para nuestra salud el conseguir la estabilidad emocional desligándola de la consecución de cualquier deseo material. Y por supuesto no se ha de renunciar a la estabilidad económica, es más, alguien emocionalmente estable, está más capacitado para la obtención de cualquier objetivo.
Recordar: “Energías iguales se atraen”, por lo tanto encontrarse bien emocionalmente va a ser un plus añadido para conseguir cualquier cosa, mientras que si se condiciona la estabilidad emocional a la obtención de los objetivos materiales, es muy posible que no se materialicen los deseos con lo cual nunca se va a conseguir la estabilidad emocional. Es el pez que se muerde la cola: “Estoy mal, quiero conseguir algo con lo que seguro voy a estar mejor, pero como estoy mal no puedo disponer ni utilizar el cien por cien de mis recursos para conseguirlo, con lo cual no lo voy a conseguir y voy a empeorar emocionalmente”.
Y así se mueve el mundo.

 
Es momento de volver la vista al alma y de cambiar las prioridades de vida, es momento de buscar la estabilidad emocional sin condicionarla a nada material, es momento, posiblemente, de ir contracorriente, porque contracorriente es conseguir el dinero desde la felicidad y no como se hace ahora, tratar de conseguir la felicidad desde el dinero, es momento de ser felices, es momento de terminar con el estrés y la ansiedad, es el  momento de la sanación. 
Y una vez conseguido hay que enseñar a los niños el cambio de valores. Prioridad uno: Trabajar para conseguir la propia felicidad y la de los otros, prioridad dos: trabajar para conseguir el dinero, que en vez de amasarlo se utilizará para ayudar a los que lo necesiten.
Es cierto que enseñar a invertir las prioridades que marca la sociedad es ir contra corriente, pero en algún momento ha de haber un punto de inflexión que incline las balanzas hacia la consecución de bienes espirituales. Mejor desde niños.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario