El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




sábado, 5 de octubre de 2013

Bondad


            La bondad es un estado interior de la persona, es un estado por el que la persona bondadosa siente una inclinación natural a hacer el bien, de la misma manera que siente cuales son las necesidades de las personas, por la comprensión y el acercamiento que siente hacia los sentimientos de todos los seres.
            Cuando pensaba en escribir esta entrada sobre la bondad, llegó a la consulta una señora, con un problema que no se me había presentado nunca: La respuesta que me dio a la pregunta de qué es lo que podía hacer por ella, me dejo un poco descolocado. Su respuesta fue: “Me siento una hipócrita, una farisea, me siento una persona que no es consecuente con sus pensamientos, creo que me paso la vida engañando a los demás, solo soy una fachada”.
            - Explíqueme un poco más por favor, no la entiendo, la dije.
          - Mire, contestó, la gente que me rodea y que me conoce, me tiene por una persona bondadosa y caritativa, y ¿Sabe por qué?, pues porque ayudo a todo el mundo que solicita mi ayuda, y también a algunas personas que no la solicitan, y lo hago utilizando mi propio tiempo o mi dinero, incluso, algunas veces enfrentándome a mi propia familia. Me conmueve la miseria, la tristeza, en una palabra, me conmueve la infelicidad de las personas y, ¡hay tanta infelicidad! Creo que siento de una manera exagerada los sentimientos de las personas, su dolor, su tristeza o su alegría, y como soy de lágrima fácil, lloro con su dolor, y lloro también con su alegría.
            - Aprovechando que realizó una pausa, la dije: Por lo que me está contando, es normal que la tengan por una persona bondadosa y caritativa. No es normal encontrar en la sociedad de hoy personas como usted, que ayuden a quien lo necesita, y además, ayudando porque sí, sin plantearse nada más que la propia ayuda y la felicidad de la persona que recibe esa ayuda.
            - Ya. Espere que le cuente el resto. Esto es lo que las personas ven, pero no pueden ver mis pensamientos. Y mis pensamientos, son terroríficos. Me paso el día criticando y cuestionando, muchas de las acciones de las personas que me rodean. Mis actos no son consecuentes con mis pensamientos, o mis pensamientos con mis actos, y no sé qué hacer.  
            - Este es un trabajo suyo personal, la contesté. Aquí podemos equilibrar su energía, pero la única que tiene poder para cambiar sus pensamientos es usted misma.
- La bondad es la expresión del amor, de la misma manera que lo es el respeto, la tolerancia o la comprensión, sólo por citar algunas. Imagine el amor como una naranja. Pues hablar de bondad es como hablar de uno de los gajos de esa naranja. Y de la misma manera que el amor tiene grados, también los tiene la bondad. Hasta llegar a la bondad absoluta, que es la Bondad Divina, hace falta recorrer mucho camino, pero usted ya tiene bastante de ese camino recorrido.
- Algo que podría hacer, ya que además, es consciente de los pensamientos de crítica e intolerancia que tiene, es estar más pendiente de sus pensamientos para darse cuenta, del momento en que estos aparecen. En ese momento, lleve la atención a otro sitio. Ese otro sitio podrían ser pensamientos elevados del tipo “Yo Soy….”, (se pueden encontrar en la entrada anterior de este blog: “Pensamientos limpiadores”), que además irían limpiando la energía producida por los pensamientos negativos, e irían reduciendo el volumen de energía de las formas de pensamiento habituales.
- Rápidamente, también, pida perdón, de manera interna, a la persona objeto de su crítica, así no va a acumular Karma.
- Y durante todo el día, o mejor durante el tiempo que sea capaz de aguantar, vaya recitando los pensamientos elevados, o cantando, en su interior, un mantra. Hay un mantra precioso que la va a llevar directamente a vivir desde el corazón que es el “Guru Mantra de Guru Ram Das”. Contaba Yogui Bajhan que durante su primer viaje a la India desde EE.UU, en 1971, fueron atracados y le dijo a su familia que cantara este mantra, diciéndoles: “Familia, sigue cantando este mantra y siempre estaremos protegidos”. Siempre será lo mismo si se canta este mantra. Este mantra es el éxtasis de la conciencia.
A mi paciente se lo entregué en un CD. Tú puedes ver el video al final de esta entrada.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario