El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




martes, 19 de enero de 2016

La atención: La aventura de vivir

           En nuestra aventura de vivir, de vivir para llegar a Dios es la atención la que nos va a permitir ser conscientes de donde estamos, de hacia dónde queremos ir y de cuáles son los obstáculos con los que nos podemos encontrar en el camino.

           Por si alguno ha perdido el norte lo recuerdo: Venimos de Dios, estamos en la materia porque hemos elegido vivir para recordar el camino de vuelta nuevamente a Dios, y los obstáculos con los que nos encontramos son los que nosotros mismos nos generamos.

La atención es ese aspecto en el que tomamos conciencia de nuestra experiencia en el momento presente. Se trata de aprender a ser conscientes de cómo nos sentimos, no sólo física, sino también emocionalmente, y observar nuestra reacción en cada momento de la vida: Observar nuestros pensamientos, observar nuestras emociones, observar las distintas reacciones de nuestro cuerpo, y todo eso sin juzgar nada, sin calificarlo, sin ponerle nombre. Solo atención, solo presencia, solo estar.

La vida, normalmente, desfila por delante de nosotros sin que seamos totalmente conscientes de ella, ya que nuestra mente y nuestros pensamientos se encuentran en un proceso distinto al de la vida, (el proceso de la vida es un continuo, siempre adelante, mientras que la mente trata de ponerle freno a la vida), reaccionando ante las distintas situaciones de manera automática, sin ser plenamente conscientes de nuestras reacciones.

No somos conscientes de nuestros pensamientos, de nuestros hábitos, de nuestros vicios, de nuestras virtudes. No tenemos ningún control sobre nuestras emociones y en muchas ocasiones ni sobre nuestras reacciones. No conocemos casi nada de nosotros mismos, y para madurar y para construir nuestro carácter es imprescindible que nos conozcamos y que sepamos de nuestras debilidades para eliminarlas y permitir que se vaya fortaleciendo nuestro carácter.

Toda nuestra vida se desarrolla en “piloto automático”, no somos conscientes de casi nada, las situaciones de la vida nos atraviesan, eso hace que nuestras reacciones sean hacia el exterior más o menos explosivas, posiblemente hiriendo a alguien que puede incluso no ser el responsable de nuestra reacción, o hacia el interior, más o menos dolorosas, hiriéndonos a nosotros mismos.


Esto hay que conocerlo, pero no para aprender a convivir con la reacción, sino para no tener reacción, para que las situaciones que se van sucediendo a lo largo de nuestro día sean algo tan consustancial de la vida como ver salir el sol o la luna.

Alguien podría pensar que se trata de volvernos amorfos, sin reacción. No, se trata de volvernos más conscientes de la vida, pero si, sin reacción, porque nada nos va a afectar. ¿Le afecta a Dios?

Mejor maticemos eso de que “nada nos va a afectar”. Es posible que lo entendamos mejor con un ejemplo, y mejor uno que haga que se remuevan nuestras entrañas por su dureza: La muerte de un hijo. La muerte de un hijo es posiblemente la situación más dramática por la que puede pasar un ser humano. En cierto que ningún padre debería de enterrar a un hijo.  Por lo tanto, si va a afectar. Pero la afectación no puede ser eterna, ni tan siquiera tiene que alargarse en el tiempo, ¿Por qué?

Sabemos que somos Hijos de Dios, sabemos que nuestra alma es eterna, sabemos que solo estamos en la vida para cumplir un Plan establecido de antemano, sabemos que la auténtica vida es la vida del alma, sabemos que al otro lado de la vida no hay dolor, no hay sufrimiento, que todo es paz, Amor y alegría. Sabemos que en nuestro Plan de Vida en la materia tenemos una fecha de caducidad, una vez concluido el aprendizaje establecido. Entonces, ¿Por qué sufrir si nuestro hijo va a estar mejor después de haber finalizado su trabajo? El sufrimiento es lógico desde nuestra posición de separación de Dios, y tiene su origen en el pensamiento.

¿Por qué es lógico el sufrimiento desde nuestra posición de separación de Dios? La separación de Dios comporta que el conocimiento que tenemos de cuál es la auténtica vida, y de cómo se vive en la vida real al otro lado de la vida en la materia, sea un conocimiento teórico, un conocimiento intelectual, para nada integrado en nosotros, por lo tanto los pensamientos, las actuaciones, las sensaciones y las emociones, están dirigidas por la materia, están dirigidas por la mente, por sus creencias, por el falso amor, por los apegos, por los deseos y la muerte. Para la mente separada de Dios la muerte es el fin y por lo tanto cree que nunca más se va a tener contacto con la persona desaparecida, no llegando a entender cómo se puede vivir cuando ha muerto el cuerpo. En estas condiciones lo normal es el sufrimiento.

Además, el sufrimiento no solo es debido a nuestro propio pensamiento, es debido también al pensamiento social, a la forma de pensamiento globalizada que existe y que ya tiene establecido que la muerte es un drama y la muerte de un hijo un drama para sufrir prácticamente de por vida.

No debe ser así. Para esto los dos primeros apartados de nuestro trabajo para recorrer el camino hacia nuestro corazón: Ser conscientes de que somos Hijos de Dios y vivir plenamente con total atención la emoción y el dolor generados por la muerte del hijo, nos tienen que ayudar, no solo para sobrellevar el dolor, sino para eliminar el dolor en el más breve plazo posible. 

Sabemos que en el punto del trayecto en el que nos encontramos como seres espirituales es casi impensable tal actitud, pero es hacia donde, antes o después, vamos a llegar. Hasta entonces no nos va a quedar más remedio que sufrir ante la muerte, en esta vida y en las próximas.


¿Cómo trabajar la atención? Continuará.......


No hay comentarios:

Publicar un comentario