El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




miércoles, 5 de diciembre de 2012

Intercambio de energía.


            Hace días asistí a un taller, en el que el precio ya estaba estipulado, sin embargo, justo después de la presentación, la persona que impartía el taller dijo que esperaba de nosotros que fuéramos generosos, y que aunque el precio ya estaba pactado, el valor del taller era muy superior, por lo que esperaba nuestra generosidad. Además habíamos de tener en cuenta que era imprescindible un intercambio de energía, ya que sin ese intercambio, la energía no funcionaba. Él impartía el taller y nosotros para poder aprovechar la enseñanza, correspondíamos generosamente.
Son muchas, las personas que creen que es necesario un intercambio de energía en cualquier situación de la vida. El pensamiento es: ¡Yo te doy, tú me das!, y muchos opinan, supongo que sinceramente, que si no existe ese intercambio de vuelta, la energía que se entrega en origen, no funciona, es como si ella misma se anulara. Y curiosamente, “casi” todo el mundo interpreta que ese intercambio ha de ser dinerario.
            La Ley Divina dice: “Es dando que se recibe” o “Para recibir hay que dar”. Creo que es conveniente meditar en la frase. “Para recibir hay que dar”,…….. pero no dice, que “si das, tienes que recibir”. Si fuera así, ¿Dónde quedaría el servicio?, ¿Dónde quedaría la ayuda?, ¿Dónde la misericordia?, ¿Dónde la compasión?
            Es justo que se pague por un trabajo o por una enseñanza, porque se dedica tiempo, porque se entrega conocimiento, porque, incluso al que enseña o trabaja le ha costado su esfuerzo y su dinero su propia formación. Pero insinuar abierta o veladamente, que si no se paga no funciona, porque no hay intercambio de energía es, perdón por la expresión, una falacia.
            Hay muchas personas, que dedican su tiempo, su conocimiento o su dinero para ayudar a los demás, y funciona. Existen clínicas gratuitas, en la que los pacientes se curan; existen centros de acogida gratuitos, donde las personas recogidas duermen, comen y se asean sin problemas; se realizan infinidad de cursos de forma gratuita, y el saber llega a los alumnos, y lo aprovechan; hay cientos de voluntarios ayudando por el mundo gastando su propio dinero, y su labor es increíble y agradecida por todos; ahora, próxima la Navidad, se realizan campañas de recogida de alimentos y juguetes, y los que reciben los alimentos sacian su hambre, y los niños que reciben los juguetes, juegan. Es decir, la energía funciona sin que se de nada a cambio.
            Jesús enseñaba y sanaba gratis, y ya conocemos sus resultados.    
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario