El viaje del alma

El alma no tiene raza, no tiene religión, solo conoce el Amor y la Compasión.
Todos somos seres divinos, hace miles de años que lo sabemos, pero nos hemos olvidado y,
para volver a casa tenemos que recordar el camino. BRIAN WEISS




martes, 12 de junio de 2018

Karma inexorable


          Lo primero que se podía apreciar en Yerena era su hermosura, pero al segundo siguiente su hermosura quedaba eclipsada por su inteligencia, por su carácter y por su determinación. Y como una guinda adornando el pastel, la personalidad de Yerena, que lo llenaba todo, estaba adornada por un poder sobrenatural que se concretaba en su habilidad para curar, para predecir el futuro o para ponerse en contacto con los espíritus.

            Todo parecían virtudes en Yerena, sin embargo, no era oro todo lo que relucía. Yerena, hija de un señor feudal en la Alemania medieval, utilizaba sus poderes para su propia satisfacción, sobre todo, para satisfacer a su ego acumulando una conquista tras otra, embaucando a cualquier hombre del que se encaprichara, ya fuera caballero o campesino, ya estuviera libre o comprometido.



            Cierto día paseando por los jardines del palacio de su padre, se encontró con Ermo que se encontraba arreglando las plantas. Ermo era un hombre joven, guapo, fuerte, y nada más verle una corriente de energía circuló por el cuerpo de Yerena. Se acercó y estuvo observándole mientras trabajaba, a la vez que pensaba, “este hombre ha de ser para mí”.

            No le importó que Ermo tuviera una esposa a la que amaba, ni le importó que tuviera tres hijos de corta edad. Le acechó, le hechizó, contactó con espíritus de la oscuridad para que la ayudaran en su propósito. Y así, dos meses después podía consumar su capricho.    

            La esposa de Ermo lloró y suplicó, sin entender el cambio que había ocurrido en su esposo. La desesperación la estaba dejando exhausta, y no podía permitírselo, porque tenía que sacar adelante a sus tres hijos, de los que Ermo parecía, en su embrujo, haber olvidado.

-       Mira a los ojos a Ermo, le dije a Adelaida, a ver si te recuerda a alguien de esta vida actual.

Adelaida estaba en regresión y había acudido a la consulta para tratar de entender porque su esposo, con el que llevaba dieciocho años de feliz matrimonio, de la noche a la mañana, hace tres meses, se fue de casa para irse a vivir con otra mujer.

-       Es mi esposo, contestó Adelaida.
-    Y mira ahora a la esposa de Ermo, a ver si te recuerda a alguien, aunque de sobra conocía la respuesta.
-       Si, contestó, es Silvia, la nueva pareja de mi esposo.

El entendimiento de Adelaida fue total.

Fuera ya de la regresión:

-       ¿Has comprendido como funciona al Karma?, pregunté.
-   Completamente, contestó, pero ahora ¿qué?, vamos a estar así eternamente quitándonos el marido una a la otra.
-   No, le dije, hay que romper ese círculo Y ahora está en tu mano romperlo. Perdona a tu esposo y a su nueva pareja hasta que no quede en tu interior ni un ápice de ira, de rabia, de pena, de tristeza o de rencor. Tienes que conseguir pensar en ellos sin ninguna emoción negativa, a pesar, incluso, de lo que hagan o digan a partir de ahora. Lo bueno sería que pensaras en ellos con amor, pero no me atrevo a pedirte tanto. Cuando ya no quede ningún resto de emoción negativa en tu interior habrás cerrado ese capítulo para siempre.
-  Si se negara a pasar la pensión o hicieran alguna otra cosa que pudiera afectarnos negativamente, ¿qué?,preguntó.
-       Para eso están las leyes de los hombres, le respondí. Denuncia todo lo que creas que tienes que denunciar, pero no te mantengas anhelante con su resolución, ni desees una sentencia determinada. Con tu deseo de venganza solo mantienes abierto el círculo del Karma.



domingo, 10 de junio de 2018

Relatos cortos - Hoy es tu cumpleaños y no estás


            Hoy es tu cumpleaños, pero no podemos celebrarlo. Ya no estás, te fuiste de mi lado hace casi tres meses, exactamente dos meses y veintidós días. Un cáncer se encargó de separarnos.

            Aunque un loco vestido de blanco, al que acudí para aliviar mi dolor, me dijo que no habías muerto, que estabas más viva que antes, que solo había muerto tu cuerpo, pero tú, la que piensas y la que amas, estás viva, sin dolor, sin edad, sin hambre, sin sueño, sin sufrimiento, viviendo la alegría y el Amor de manera permanente.



No le abofeteé porque no tenía fuerzas y, supongo que envalentonado porque le seguía escuchando, aun dijo más: dijo que podías verme a cada instante, dijo que cada noche nos volvíamos a reunir y que hablábamos y que me decías que dejara de sufrir, que ahora eras feliz plenamente y que me amabas con mucha más intensidad que cuando estabas conmigo, dijo que veías mis emociones y hasta mis pensamientos.

Como esa parte en la que me decía que ahora eres plenamente feliz y que me amas con más intensidad me gustó, le presté un poco más de atención, mientras pensaba: “si ve mis emociones y mis pensamientos podrá ver cuanto la amaba y cuanto la añoro”.

Ese pensamiento lo expresé en voz alta y el sanador me dijo: todo es energía. Ella lo es ahora aun más y los pensamientos y las emociones que también lo son, no tienen ningún secreto para los que están al otro lado.

La verdad, desde ese momento, ya no me parecía tan loco, y le observaba mientras hablaba. Es un hombre mayor y desprendía bondad, su aspecto era sereno, hablaba bajito como si tú estuvieras dormida y tuviera miedo despertarte, parecía emanar respeto por cada poro de su piel, respeto hacia ti, respeto hacia mí, respeto hacia todo.

Posiblemente tenía razón, aunque me costaba creerle, porque nunca nadie me había dicho tales cosas. Yo creía en la resurrección de los muertos, al final de los tiempos, como me habían enseñado en la iglesia desde que tengo uso de razón. Así que, si esto que dice es verdad, no podrá resucitar nadie, porque nadie está muerto.

Y aun dijo algo más: Personalmente creo que es ahora cuando estamos muertos y, si me apuras, podríamos decir que estamos en el infierno, porque esto que tú estás pasando, ¿no es un infierno?

-    Está claro que la amabas -sentenció- Por lo tanto, si la amabas con tanta intensidad seguro que deseas lo mejor para ella.
-      La amaba y la amo -respondí- y por supuesto que siempre deseé lo mejor para ella.
-       Pues que mejor -respondió- que estar al lado de Dios.

Salí de su consulta mucho más aliviado, relajado, en paz. Con una meditación bajo el brazo para realizar cada día,

-    Para que la hagas, me dijo, cada día, así podrás entrar en tu interior y reencontrarte con ella en tu silencio.

Concerté una nueva cita para la semana siguiente. Tenia ganas de volver para saber más de la vida y, también, de la muerte.

Seguiré pensando en ti, aunque creo que más serenamente. Te amo.





jueves, 24 de mayo de 2018

Voy a seguir buscando a Dios a pesar de Él mismo





Voy a seguir buscando a Dios a pesar de Él mismo.

Cuando parece que me da la espalda, voy a tocarle en el hombro, para que sepa que aún estoy aquí.

Cuando parece que camino solo por los barrizales de la vida, calzaré mis botas para no hundirme en el fango y continuar en Tu busca.

Cuando parece que mi mente va a ganar en la lucha fratricida que mantiene con mi alma, voy a grabar Tu imagen a fuego a veinte centímetros de mi cara para sentir Tu calor.

Cuando parece que la vida me abofetea a diestro y siniestro, voy a colocar mis brazos para parar los golpes, mientras te entrego a Ti mis moratones.

Cuando parece que los míos voltean su cara para no ver como caigo, aparecen ángeles desconocidos tratando de amortiguar mi caída. Seguro que son Tus ayudantes.

Cuando parece que estás escondido, busco el agujerito por el que sé que me estás mirando.

Cuando parece que las decepciones son el desayuno en la mañana y la tristeza el almuerzo al mediodía, me preparo una suculenta cena de esperanza, para soñar Contigo.

Porque sé que eres la única razón de mi vida.

Porque nada va a conseguir que Te olvide.

Porque sé que solo me has soltado un momento para que afiance mis pasos.

Porque aunque no te sienta yo sé que estás ahí.

Y voy a seguir buscándote aunque te escondas.




martes, 22 de mayo de 2018

El perdón


          Tal como somos los seres humanos parece normal que, si alguien nos ofende nos desprecia o nos humilla, bien sea con palabras o con acciones, nos sintamos ofendidos, despreciados, humillados, posiblemente engañados, o robados, o sencillamente defraudados, aunque también nos podemos sentir ofendidos porque alguien no haya cumplido con nuestras expectativas, ¡los seres humanos somos así! Y también parece normal que mantengamos en nuestro interior el recuerdo de tal ofensa, y que no sintamos en nosotros la necesidad, ni la intención de perdonar tal humillación. ¡Hasta ahí podíamos llegar!, después de lo que nos han hecho, ¡cómo vamos a perdonar!, ¡a quien se le puede ocurrir semejante desfachatez!

            Pues a pesar de lo que nos hayan hecho, hay que perdonar, sin tener en cuenta si ha sido más o menos grave, hay que perdonar. Incluso me atrevería a decir que es más necesario perdonar cuanto mayor ha sido la ofensa.

            La ofensa que la persona mantiene en su recuerdo, es el caldo de cultivo de la ira, del rencor, del miedo, del resentimiento, del dolor, de las ataduras, del odio, del deseo de venganza, y de un montón más de sentimientos negativos. Todos estos sentimientos negativos son desequilibrios emocionales, que más pronto que tarde pueden afectar al cuerpo físico.

Si este libro no tratara de indicar como volver al camino que nos va a llevar de nuevo a Dios diría que es necesario perdonar por una cuestión práctica, por una cuestión egoísta, hay que perdonar para encontrarse bien emocional, mental y físicamente, que así es. Pero como este libro lo que pretende es acercarnos a Dios, ¿cómo crees que podemos llegar a Dios manteniendo el odio y el deseo de venganza en nuestro interior? Además, es importante encontrarse bien emocional, mental y físicamente para poder afrontar con garantías de éxito trabajos como el fortalecimiento la voluntad o como mantener la atención o meditar, y no hablemos ya de la aceptación, ya que perdonar es una manera de aceptar la ofensa, ojo, aceptar no es olvidar. 

En realidad ¿Qué es el perdón?
            El perdón es la liberación de las emociones destructivas que nos atan al pasado de manera enfermiza.
            Es muy fácil hacernos daño porque existen infinitas razones por las que podemos sentirnos ofendidos. Nos podemos sentir ofendidos por algo que dicen, y también por algo que callen, nos podemos sentir ofendidos por algo que hacen y también por algo que no hacen, nos podemos sentir ofendidos por que nos engañen, porque nos roben, porque nos humillen, cuando además, es de sobra conocido que con la sensación que nos queda en nuestro interior nunca se soluciona nada, pero algo nos hace volver una y otra vez a rememorar la ofensa, avivando ese fuego interior que ha encendido la ofensa.
            Observa la paradoja: Una persona te hace daño, o hace que te sientas ofendido, con o sin razón aparente. De hecho, no cuenta la magnitud de la ofensa, lo que cuenta es lo ofendido que puedas sentirte. Después de eso, esa persona sigue su vida con normalidad, mientras tu comienzas a rememorar y a relatar, una y otra vez el daño recibido, lo cual hace que cada vez que lo recuerdes te sientas mal, porque es como si te ofendieran por primera vez, o incluso más, ya que cada vez que aparece el recuerdo puedes añadirle más razones al agravio. Para la mente no existe pasado ni futuro, para la mente siempre es presente. La energía negativa va creciendo, y puede hacerlo tanto que llegue a afectar al cuerpo físico. En algún sitio leí que recordar la ofensa y mantener la rabia, la ira y el deseo de venganza es como tomar una gota de veneno al día, se supone que esperando que se muera el ofensor.  

Que no es perdonar:
Perdonar no es olvidar, y no es olvidar porque no se puede borrar de un plumazo un evento, que además se supone lo suficientemente importante. En la mente se mantiene el registro de todo lo que pasa.
No se va a olvidar, pero se ha de conseguir que cuando se recuerde el hecho se haga sin acritud, sin rencor, como un suceso más de la vida diaria.
Alguien podría pensar que cuando se dice la tan manida frase “Perdono, pero no olvido”, ya está perdonado. No es así. Cuando se dice la frase, se hace normalmente con cara y con tono de ira. Es como si se estuviera esperando cobrar la deuda pendiente. Y eso, no es perdonar.   
            Perdonar no es justificar la ofensa. Perdonar no significa que se eche en saco roto la ofensa, ni que se justifique, ni que se apruebe. Ni tan siquiera significa que te hagas inseparable, ni tan siquiera amigo de la persona que te ha ofendido.
            Significa que te vas a desprender de la ira, de la rabia, del odio, del deseo de venganza. Tampoco significa que no se lleven a efecto las cuestiones legales, caso de ser necesarias. Que la justicia de los hombres haga su trabajo, que el Karma haga el suyo, pero en ningún caso vas a estar pendiente de la sentencia. Todo estará bien.
            Para perdonar no es necesario hacerlo personalmente: Definíamos el perdón como la liberación de emociones destructivas, y las emociones son energía. La liberación de las energías destructivas que invaden nuestro cuerpo energético es un trabajo personal que no se ha de realizar, para nada, con el ofensor.
El perdón más importante: A nosotros mismos.
         El perdón más importante es aquel que realizamos a nosotros mismos. No podemos sentirnos mal por algo que hicimos con anterioridad. Lo que hicimos en el pasado se hizo en las condiciones en las que nos encontrábamos entonces. No podemos estar permanentemente flagelándonos por algo que ya pasó. Hemos de perdonarnos, hemos de aceptar la realidad, hemos de extraer las enseñanzas, hemos de aprender de los errores para no volver a repetirlos.
El perdón a nosotros mismos supone respeto, comprensión, aceptación, valoración y sobre todo amor.
Una Historia de Perdón. (La encontré en la red y figuraba como autor anónimo)
Una mujer que se llevaba muy mal con su esposo sufrió un paro cardíaco. Casi a punto de morir, un ángel se presentó ante ella para decirle que, evaluando sus buenas acciones y sus errores no podría entrar al cielo; y le propuso permitirle estar en la tierra unos días más hasta lograr cumplir con las buenas acciones que le faltaban. La mujer aceptó el trato y se regresó otra vez a su hogar junto a su esposo. El hombre no le dirigía la palabra porque hacía tiempo que estaban peleados.
Ella pensó:
-      Me conviene hacer las paces con este hombre. Está durmiendo en el sofá, hace tiempo dejé de cocinar para él. Él ahora está planchando su camisa para salir a trabajar, le daré una sorpresa.
Cuando el hombre salió de la casa, ella empezó a lavar y planchar toda la ropa de él. Preparó una rica comida, puso flores en la mesa con unos candelabros, y un cartel en el sofá que decía: “Creo que puedes estar más cómodo durmiendo en la cama que fue nuestra. Esa cama donde el amor concibió a nuestros hijos, donde tantas noches los abrazos cubrieron nuestros temores y sentimos la protección y la compañía del otro. Ese amor, aún con vida, nos espera en esa cama. Si puedes perdonar todos mis errores, allí nos encontraremos. Tu esposa”.
Cuando terminó de escribir el último renglón “Si puedes perdonar todos mis errores” pensó: ¿Me he vuelto loca?, ¿yo voy a pedirle perdón cuando fue él quien empezó a venir enojado de la calle cuando lo echaron de la fábrica y no conseguía trabajo? Yo tenía que arreglarme con los pocos ahorros que teníamos haciendo malabares, y todavía tenía que soportar su ceño fruncido. Él empezó a tomar, aplastado en el sillón, exigiendo silencio a los niños que sólo querían jugar. Él empezó a gritarme cuando yo le decía que así no podíamos seguir, que yo necesitaba dinero para mis hijos. Él lo arruinó todo; y ¿ahora yo tengo que pedirle perdón?
Enfurecida rompió la carta y escuchó la voz del ángel que decía:
-      “Recuerda: algunas buenas acciones y alcanzarás el cielo, de lo contrario no podrás entrar”.
La mujer pensó:
-      ¿Valdrá la pena?, y rehízo la carta agregando aún más palabras cariñosas: “No supe comprender nada entonces, no supe ver tu preocupación al quedarte sin empleo, luego de tantos años con un salario seguro en esa fábrica. ¡Debiste haber sentido tanto miedo! Ahora recuerdo tus sueños de “cuando me jubile haremos”. Cuántas cosas querías hacer al jubilarte. Pude haberte impulsado a que las hicieras en lugar de obligarte a aceptar estar todo el día sentado en ese taxi.
-      Ahora recuerdo aquella noche de locura cuando rompí esas cartas de amor que habías escrito para mí, y prendí fuego a todas las telas de los cuadros que pintabas. En ese momento me enfurecía verte allí, encerrado en ese cuarto gastando nuestro dinero en pomos de pintura para nada, o sentado en ese escritorio escribiendo tonterías para mí. Debí haberte impulsado a vender esos cuadros. Eran realmente hermosos. Estaba desesperada, yo también me sentía segura con el salario de la fábrica y no supe ver tu dolor, tu miedo, tu agonía.
-      Por favor perdóname mi amor. Te prometo que, de hoy en adelante, todo será diferente. Te amo. Tu esposa”
Cuando el marido regresó del trabajo, al abrir la puerta notó algo distinto; el olor a comida, las velas en la mesa, su música favorita sonando suavemente y la nota en el sofá. Cuando la mujer salió de la cocina con la fuente en la mano, lo encontró tirado en el sillón llorando como un niño. Dejó la fuente, corrió a abrazarlo y no necesitaron decirse nada, lloraron juntos, él la alzó en sus brazos y la llevó hasta la cama; hicieron el amor con la misma pasión del primer día. Luego comieron la exquisita comida que ella había preparado, rieron mucho mientras recordaban anécdotas graciosas de los niños haciendo travesuras en la casa.
Él la ayudó a levantar la mesa como siempre lo hacía, y mientras ella lavaba los platos, vio por la ventana de la cocina que en el jardín estaba el ángel. Salió llorando y le dijo:
-      Por favor ángel, intercede por mí. No quiero a este hombre sólo en este día. Necesito un tiempo más para poder impulsarlo con sus cuadros, y tratar de reconstruir esas cartas que sólo para mí y con tanto amor había escrito. Te prometo que, en poco tiempo, él estará feliz, seguro; y ahí sí podré ir donde me lleves.
El ángel le contestó:
-      No tengo que llevarte a ningún lado, mujer. Ya estás en el cielo, te lo has ganado. Recuerda el infierno donde has vivido y nunca olvides que el cielo siempre está al alcance de tu mano.
La mujer oyó la voz de su marido que desde la cocina le gritaba:
-      “Mi amor, hace frío, ven a acostarte, mañana será otro día”.
Sí -pensó ella-, gracias a Dios, mañana será otro día…

Bendición
Una bendición es la expresión de un deseo dirigido hacia una persona o grupo de ellas que, en virtud del poder de la palabra, se espera que ayude a lograr que ese deseo se cumpla.

La bendición es una práctica muy poderosa, ya que durante el espacio de tiempo en el que transcurre la bendición tanto la persona que bendice como la persona objeto de la bendición son receptoras de una energía muy potente, son receptoras de la Energía Divina.

Esta Energía desciende sobre la persona inundando a esta, colocándose de manera prioritaria en el chakra cardiaco de la persona. El chakra cardiaco es la sede del amor, de la compasión, de la misericordia, de la dulzura, de la ternura, por lo cual durante el intervalo en el que la persona está bendiciendo, las cualidades de las energías que anidan en este chakra se incrementan de manera notable, fruto de ello es que la persona se encuentra en ese intervalo de tiempo en un estado de paz, de amor y de gozo desconocido para ella.

El tiempo de duración de esa Energía, y por lo tanto de ese estado de paz, es limitado, dura el tiempo que la persona invierte en la bendición y poco más. Cuanto más tiempo permanezca la persona bendiciendo más energía recibirá, y si consigue hacerlo muchas veces al día, durante mucho más tiempo permanecerá la persona conectada a la Energía Divina.

Pero otro tanto le sucede a la persona objeto de la bendición.

Recuerdo un curso de primer nivel de Reiki en el que una de las asistentes, al retomar el curso en la tarde después del almuerzo, se encontraba especialmente triste, y en respuesta a mi pregunta de si se encontraba bien, me contestó que tenía problemas con su hija adolescente. Después de una breve conversación en la que me explicó de que se trataba, la recomendé que tres veces al día bendijera a su hija durante una temporada. Después de transcurridos unos veinte días vino a visitarme la mamá para relatarme como le iba con su hija, y me contó lo siguiente: “Desde el día siguiente del curso comencé a bendecir a mi hija tres veces al día. La segunda bendición que realizaba coincidía con la hora en que me hija salía al patio, y ayer mi hija me comentó: Mamá, no sé qué me pasa, pero desde hace días a la hora del patio me entran unas enormes ganas de llorar, sin ninguna razón, ya que además me siento muy bien, y no sé porqué, pero pienso en ti”. 

Las ganas de llorar solo eran producto de la energía de amor que le llegaba en la bendición y el que se acordara de su mamá era debido a que su alma sabía perfectamente cuál era el origen de esa energía de amor.

Si la persona bendice varias veces al día, y lo hace cada día, llegará un momento en el que el chakra cardiaco va a mantener la Energía Divina durante más tiempo haciendo que este incremente su tamaño, con lo cual se va a incrementar la energía de amor, de caridad, de ternura, de misericordia y de compasión en la persona. Es un buen ejercicio para mantener la serenidad, para comenzar a sentir el amor incondicional, es un buen ejercicio de crecimiento interior y para encontrar el camino de vuelta a Dios.

Es posible que mucha gente piense que la bendición solo puede ser hecha por un ministro de Dios y, además en su nombre. Pues no, la bendición puede ser realizada por cualquier mortal, y puede no usarse, en absoluto, el nombre de Dios, porque no solamente puede bendecir alguien perteneciente a cualquiera de las múltiples iglesias, puede bendecir, repito, cualquier mortal, y tan correcta es la fórmula “Que Dios te bendiga”, como “yo te bendigo”. En las dos llega la misma cantidad de Energía, que además estará en función de lo evolucionada que sea la persona, es decir, un criminal puede bendecir, y llegará la Energía Divina, pero podría llegar solamente uno sobre diez, mientras que en la bendición realizada por una persona pura, compasiva y misericordiosa la Energía Divina bien podría llegar a ser nueve sobre diez.

Nuestra mente se ocupa durante todo el día en miles de pensamientos negativos e inútiles. Por sí sola es incapaz de generar un solo pensamiento positivo, lo cual es normal, no la hemos enseñado, por lo que para generar esos pensamientos positivos hemos de forzarla conscientemente. La bendición es una buena herramienta para enseñar a la mente.

Formula del perdón y de la bendición:
PERDONAR:
-      Sube las manos a la altura de los hombros, con los brazos al lado del cuerpo, cómodamente relajados, las palmas mirando al frente.        
-      Lleva la atención al corazón.
-      Visualiza a la persona que quieres perdonar delante de ti.
-      Lleva la atención a tu corazón sintiendo que sale un rayo de luz, igual que de las palmas de tus manos, y repite en tu interior:
-      Yo te perdono, cualquier cosa mala que me has hecho, en esta o en anteriores vidas, voluntaria o involuntariamente, con pensamientos, palabras, hechos y omisiones, incluso aunque ya no te acuerdes de lo que es.
-      Y después dile:
-      Y tú, perdóname por todo el daño que te he hecho, en esta o en anteriores vidas, voluntaria o involuntariamente, con pensamientos, palabras, hechos y omisiones, incluso aunque ya no me acuerde de lo que es.

BENDECIR:
-      Mantén las manos arriba y la atención en la luz que sale de tu corazón y de tus manos 
-      Piensa en un momento feliz que te haga revivir una emoción o sentimiento de alegría o felicidad, (puede estar relacionado con cualquier persona, o con cualquier situación).
-      Siente la emoción de ese momento feliz.
-      Visualiza nuevamente a la persona que quieres bendecir delante de ti y repite en tu interior, sintiendo esa energía que sale de tu corazón y de las palmas de tus manos:
-      “Yo te bendigo con paz, con amor, con alegría, con serenidad, con abundancia y prosperidad......”. Bendice con todo lo bueno que deseas para esa persona, como si fueras tu mismo”.

viernes, 11 de mayo de 2018

La pareja y el amor


Creen los seres humanos que el amor es un sentimiento, y lo buscan casi con desesperación en cada esquina, esperando que aparezca su alma gemela, porque le han llenado la cabeza de historias de que si consigue encontrar a su alma gemela será una locura de amor. Pero la realidad, es que no existen las almas gemelas, tal como quiere hacer creer la sociedad, esa sociedad sin entrañas, que nos hace llevar a pensar que el amor no se activa hasta que aparezca otra persona que haga temblar los sentimientos.

Eso que hace temblar los sentimientos, esas maripositas en el estómago, o perder de vista el mundo ante la visión de la “persona amada”, no es Amor.

Reflexionen por un momento: ¿Alguien ha escuchado decir a una mamá que siente maripositas en el estómago ante la presencia de su bebé de días, semanas o pocos meses? Y lo que siente la mamá por su bebé, sí es Amor, Amor incondicional. Si acaso, lo que siente, es una especie de expansión en su pecho, provocada por la gran energía de amor acumulada en su chakra cardiaco, chakra que es la sede del Amor y de la ternura. Y esa expansión del chakra cardiaco lo único que puede producir es que se humedezcan sus ojos, a la vez que siente paz, alegría y felicidad, pero no va a sentir mariposear su estómago. Las mariposas en el estómago son la manifestación de neuronas intestinales estimuladas por neurotransmisores que se liberan en el abdomen por un estímulo externo que, aunque grato, pone al cuerpo en alerta. El enamoramiento no es más que un pensamiento, un pensamiento agradable, pero pensamiento, a fin de cuentas. Y esa forma de pensamiento, que es energía, hace que el cerebro produzca adrenalina, la cual genera esa sensación en el estómago.

La adrenalina o epinefrina es una hormona vasoactiva secretada por las glándulas suprarrenales bajo situaciones de alerta o emergencia.  Es como el miedo. Así que cuando se dice que se está enamorado, y que se sienten mariposas en el estómago, solo es un pensamiento que genera adrenalina, que es lo más alejado al Amor.

En realidad, lo que está ocurriendo es que se activando un nuevo capítulo del Plan de Vida de un grupo de personas, capitulo que se inicia con el encuentro entre dos almas, para tratar de llevar a buen término un buen número de acciones relacionadas con el Karma de todos los implicados, que son muchos, no solamente de los dos “enamorados”.

Para que ese encuentro llegue a más, los seres humanos se han dado una serie de herramientas para que se activen los mecanismos de atracción. Esos mecanismos son sensaciones, como la de sentir que se conoce a la persona desde siempre, (es normal, tienen una relación posiblemente de muchas vidas), la sensación de perderse en la inmensidad de la mirada de su pareja, o la de apreciar como extraordinarias ciertas cualidades físicas, mentales o espirituales.

El Amor es inherente a la persona, es una energía que se encuentra en el cuerpo energético del ser humano y no se puede dar si no se atesora con anterioridad. Es como el dinero, si no se tiene nada no se puede comprar ni una barra de pan.

Por lo tanto, lo que sienten los “enamorados” en las primeras fases de la relación no es más que deseo, atracción, admiración y alguna emoción o sensación más, pero no Amor.

Será a partir de ese enamoramiento que los enamorados podrán aprender a amar, a través de la comprensión entre ellos, de la tolerancia, del respeto, de la generosidad, de la ternura, e incluso del mismo deseo.

Pero pocos lo hacen, y al cabo de cierto tiempo, se separan. En algunas ocasiones de mala manera, utilizando incluso a los hijos como arma arrojadiza. Pero con una frase muy común: “Es que se ha acabado el amor, pero queda cariño”.

No, el amor no se ha acabado, y no se ha acabado porque no ha existido nunca y lo que denominan cariño no es más que apego.

No quiere esto decir que las parejas que se forman tengan que vivir eternamente juntas, no, de ninguna manera. Se amen o no, no tienen por qué estar juntos el resto de sus vidas. Las uniones se realizan para aprender, para enseñar, para pagar deudas o para recibir recompensas. Y cuando el trabajo se ha hecho, o ya está claro que no hay posibilidades de hacerlo, y que incluso se está generando más Karma, la pareja se deshace. El alma lo sabe y el corazón actúa, aunque casi siempre lo estropea la mente. Cuando realmente los miembros de una pareja se Aman, también desharán su unión, pero lo harán con Amor, con respeto y con generosidad.

¿Cómo se aprende a Amar? A Amar se aprende Amando, de la misma manera que a cocinar se aprende cocinando.

Una buena escuela para comenzar la práctica del Amor es esa pareja que está formando una familia. Es cierto que no es la única y que posiblemente las haya mejores, pero tiene muchísimos puntos a favor. A favor está que lo primero que conoce el bebé cuando llega a la vida es el amor, ya que ese amor es el eslabón que une al bebé recién nacido con su mamá, el primer eslabón que lo enlaza con la vida. La mamá ama a su bebé porque sí, lo ama por encima de todo, lo ama sin condiciones. No espera de él nada a cambio, y ese amor es lo primero que todos los bebés se encuentran en los primeros meses de vida. Bien es cierto que según va creciendo el bebé, ese Amor incondicional se va convirtiendo en amor humano, pero en lo más íntimo de su ser, el niño que está creciendo, ya tiene algo parecido al Amor que alberga en su alma. Es un buen punto de partida.

Si el bebé permaneciera aislado el resto de su vida, es muy posible que no le abandonara ni la inocencia ni el amor que son las condiciones con las que nace. Pero con el tiempo, y con la educación recibida, el niño comienza a perder la inocencia y a cambiar su Amor incondicional por un amor interesado.

Jesús enseñaba que había que volver a ser niños para la unión con Dios:

-      Mateo 18:3 - En verdad os digo que, si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.
-      Mateo 19:4 - Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque de los que son como éstos es el reino de los cielos.
-      Juan 3:3 - En verdad, en verdad te digo, que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios.

No es la vuelta a la niñez física lo que predicaba Jesús, era la vuelta a los valores de la infancia: la bondad, la inocencia, la compasión y el amor. 

El Amor, el Amor Incondicional ya existe dentro de todos los seres, ya que todos tienen la capacidad de sentir compasión por otro ser humano, solo tienen que abrir un poco más el abanico. Si se siente con uno, se puede sentir por todos, solo hay que ver a los demás como si fueran uno mismo.


Dos personas se conocen, se enamoran hasta el extremo de creerse almas gemelas, comprueban que tienen gustos afines, que comparten las mismas aficiones, que les apasionan los mismos temas y que le temen a lo mismo. Y por supuesto que, si en algo no coinciden, entonces dicen que son complementarios. El caso es que ven la vida de color de rosa, viven con una sonrisa permanente en su cara, y asumen, sin ningún género de duda, que todo está bien y todo es perfecto en su otra mitad.

Posiblemente sea, si no el mejor, sí uno de los mejores estados emocionales de los seres humanos en su deambular por la materia.

Ante tal cúmulo de coincidencias en sus sentimientos, y teniendo claro lo difícil que les es vivir separados, deciden dar uno de los pasos más importantes que se pueden dar en la vida, se van a vivir juntos, con o sin papeles, no importa. Lo importante es estar juntos, verse cada día, amarse en la distancia corta.

Hasta aquí todo es perfecto. Solo están cumpliendo uno de los apartados de su Plan de Vida.

¡Es una lástima que solo sea un pensamiento el que genera esa emoción!, ¡es una lástima que no se mantenga en el tiempo ese pensamiento!, porque al cabo de cierto tiempo aparecen aspectos que en la vorágine del enamoramiento inicial habían pasado por alto y ahora empiezan a hacer mella, hasta el punto de que el pensamiento de amor comienza a ser sustituido por otros pensamientos que ya no generan la misma emoción, sino una sensación de fastidio, que se va tornando en molestia, para convertirse finalmente en hartazgo, en cansancio, en aburrimiento y, en casos más dramáticos, en odio.

La pareja, que es una gran escuela para aprender realmente a Amar, para aprender a desarrollar la paciencia, la tolerancia, la generosidad y el respeto, se convierte en un campo de batalla, en el que se utilizan toda clase de armas arrojadizas, incluso a veces, desgraciadamente, los propios hijos.

¿Qué pasó con el alma gemela?, ¿se equivocaron en su apreciación o no era tal?, ¿dónde quedaron los gustos y las aficiones afines?, ¿adónde se fue el ser complementarios?

Es posible que en ese “desamor humano” también se esté manifestando su Plan de Vida, es posible que su unión sea temporal para aprender algo que la otra parte puede enseñar, o para pagar alguna deuda Kármica, o para recibir algo que le deben. El problema está en que les está faltando algo que nunca sintieron: Amor. Porque practicaron el amor, pero no practicaron el respeto. Porque se unieron para recibir el uno del otro, pero no para ser generosos y darse el uno al otro.

Todo esto unido a la sinrazón de la sociedad o al engaño de las religiones, que son coincidentes en que dos personas que forman una pareja han de permanecer unidos mientras dure la vida.

¡Qué locura!, ¡así le va al género humano!

Habrá parejas que hayan establecido, antes de venir a la materia, que van a permanecer unidas de por vida, pero las habrá que no. Y como eso no se sabe de antemano, sería bueno que en el desamor cada miembro de la pareja se colocara en los zapatos de la otra parte, para explicar lo que necesitan escuchar, para tratarla como la gustaría ser tratada, para darse en el desamor con la misma intensidad que en el amor.

El fallo radica en que los seres humanos se creen incompletos y por lo tanto piensan que necesitan esa otra mitad para ser felices y completos. Pero no. Los seres humanos ya son “completos”, ya son perfectos tal como son, ni les sobra ni les falta nada, por lo que buscar complementarse con otro ser humano es abocarse al fracaso.


Y cuando se forme una pareja tiene que cambiar el objetivo actual: que lo único que desee cada miembro de la pareja sea conseguir la felicidad del otro, no la propia. Se supone que la propia ya la tiene, ya que si no la tiene va a ser una relación complicada.

Es tal la fuerza del pensamiento de que una pareja ha de permanecer unida de por vida, que a los miembros que componen las parejas les falta valor para dar el paso de la separación, y necesitan, en un alto porcentaje, un apoyo para llevar a cabo la ruptura.

Por norma general ese apoyo suele ser un nuevo amor.

Los miembros de una pareja que no funciona están ávidos de amor y de comprensión, y son muy vulnerables a un nuevo amor. Aunque no exista como tal, estamos hablando de amor humano, nada que ver con el verdadero Amor, pero como es el que entienden los hombres, sigamos con él.

Para que un vehículo pueda estacionar es necesario que tenga un espacio. Nos vale la alegoría para comparar el espacio para estacionar en un corazón vacío de amor. Es un corazón con espacio, por lo que es muy fácil que sea ocupado con algo parecido al amor que llegue de afuera.

Por supuesto que ese nuevo amor está contemplado en el Plan de Vida, y está contemplado como un encuentro entre dos personas para realizar algún trabajo determinado, trabajo que puede durar una semana o una vida. 

Permítanme un inciso. La ruptura de una pareja no genera ningún Karma si esa separación se ha basado en el respeto, en la comprensión y en la generosidad. Pero el nacimiento de un nuevo amor, mientras aún se mantiene la pareja si genera Karma, por la sencilla razón de que se ha incumplido la palabra dada.
Porque la palabra es ley.

La palabra genera Karma, de la misma manera que lo generan el pensamiento y las acciones.

En el caso de que no se haya cambiado la palabra dada a la pareja de serle fiel hasta la muerte y de permanecer juntos en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en las alegrías y en las penas. 

No importa que esa palabra fuera dada en un rito perteneciente a una religión, sabiendo que ninguna religión enseña la Verdad, que solo enseñan medias verdades interesadas. No importa que la relación fuera un desastre, no importa que no existiera el amor. La palabra estaba dada, y las palabras deben de cumplirse. Y no es que tengan que cumplirse por el rito, tienen que cumplirse por la palabra en sí misma. Las parejas que se establecen sin ningún tipo de rito se encuentran obligadas de la misma manera, a no ser que en su palabra pactada existiera algún acuerdo parecido a “vamos a permanecer juntos hasta que uno de los dos se canse o se enamore de otra persona”.